• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a escolta de militar que trabaja en Pdvsa

Fue despojado de la pistola y de un bolso con sus pertenencias. Tenía 3 años laborando como guardaespaldas de ese funcionario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jean Carlos Gómez Zamora, de 31 años de edad, es el escolta número 12 asesinado en 2014 en la Gran Caracas. Lo mataron de un tiro, el martes en la noche, en la autopista Francisco Fajardo, a la altura de Antímano, para robarle la pistola y un bolso con sus pertenencias.

Llevaba tres años laborando como guardaespaldas particular de un militar que trabaja en Pdvsa y era padre de dos niños. Al recibir el impacto del proyectil, bajó de la moto Vstrom que conducía, caminó pocos metros y cayó debajo del elevado frente a la estación Antímano del Metro. Presumen que la víctima se dirigía a un CDI que está cerca del sitio del suceso.

Es uno de los siete cadáveres ingresados en la morgue entre martes y miércoles. En lo que va de mes a esa unidad han llevado 203 cuerpos.

Dos individuos resultaron muertos y un polinacional herido en la ingle, en una emboscada que le tendieron varios delincuentes a una comisión de la PNB, ayer al mediodía, en un callejón del sector La Ceiba de San Agustín del Sur. El herido fue trasladado a una clínica.

Henry José Fernández, de 17 años de edad, estudiante de 5º año en el liceo Unión de Naciones, en Catia, murió en el hospital de esa zona el martes en la tarde. El 12 de mayo recibió cinco tiros al salir de una fiesta en Gramoven, Catia.

A Manuel Antonio Serrano, de 33 años de edad, de profesión albañil y padre de seis hijos, lo hirieron y posteriormente falleció en el hospital Pérez Carreño. El hecho se registró en un sector de La Vega cuando discutió con otra persona. 


Doble homicidio en Mesuca
Douglas Pérez, de 20 años de edad; y su cuñado Luis Eduardo Bertel, de 23 años de edad, fueron muertos a tiros, el martes a las 9:00 pm, en el callejón Lara, sector Mesuca, Petare, para robarles las motos y todas sus pertenencias, dijo Gregoria Muñoz, madre de Pérez. Ella exigió seguridad.

Pérez tenía dos semanas laborando en un club hípico y de noche trabajaba como mototaxista con el cuñado.

Minutos antes de que los mataran, Pérez estuvo en la casa de su madre, en la calle San Pascual de Mesuca. Antes había visitado a su abuela. Muñoz le había sugerido a su hijo que dejara de laborar de noche pues no necesitaba realizar ese trabajo.