• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron en su casa a gerente de concesionario para robarlo

La nuera de Ramírez declaró en la morgue | Foto Álex Delgado

La nuera de Ramírez declaró en la morgue | Foto Álex Delgado

David Ramírez, de 50 años de edad, fue ultimado de dos disparos el martes a las 6:00 am en la segunda calle de El polvorín en La Pastora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las últimas horas de la vida de David Ramírez, de 50 años de edad, fueron de zozobra para sus familiares. El hombre fue interceptado por delincuentes que le hicieron dos disparos en el tórax y en la cabeza el martes a las 6:00 am mientras movía el carro de su hijo que le bloqueaba la salida de su vehículo en el garaje de su vivienda ubicada en la segunda calle de El Polvorín, en La Pastora.

Los parientes de Ramírez contaron que cuando se produjo el crimen sus hijos y esposa estaban en el interior de la vivienda, por lo que desconocen cuántas personas lo abordaron. Sin embargo, presumen que la intención de los homicidas era robarlo.

Su nuera Dourlys Hernández relató que la víctima, que trabajaba como gerente del concesionario Dambro Motors, ubicado en Santa Mónica, en el cual llevaba 30 años, también fue víctima de la crisis hospitalaria que hay en el país: Mientras recibía cuidados básicos en el Lídice, sus allegados contactaban a varios hospitales que tampoco tenían insumos.

“Perdimos la noción del tiempo en el momento en que nos dijeron en el Hospital de Lídice que no había insumos y que se necesitaba hacerle varios exámenes; salimos a comprar unos tubos de ensayos que no tenían en ese centro de salud. Lamentablemente la situación del país no nos está apoyando en muchas cosas. Él fue un gran padre, esposo y vecino”, dijo consternada.

Ramírez dejó tres hijos. Mientras sus parientes realizaban los trámites para retirar el cuerpo en la morgue de Bello Monte contaron que el hombre fue el fundador y manager del equipo de softball que está conformado por jóvenes y adultos que viven en La Pastora y que lleva el nombre de El Polvorín, el mismo de la calle en donde residía la víctima.