• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a un anciano que cuidaba centro de propaganda del PSUV

El crimen contra el hombre peruano consternó a quienes lo conocían | Foto Omar Véliz

El crimen contra el hombre peruano consternó a quienes lo conocían | Foto Omar Véliz

Lo sorprendieron cuando dormía en un edificio, entre las esquinas de Principal y Santa Capilla, donde cometieron un robo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cadáver de Pablo Sussoni, peruano, de 87 años de edad, fue encontrado atado y amordazado en una colchoneta ayer al amanecer, en el tercer piso de un edificio ubicado entre las esquinas de Principal y Santa Capilla, frente a la Plaza de la Revolución, a media cuadra de la plaza Bolívar. Al hombre lo ultimaron con un arma cortante.

En la madrugada varios hombres se introdujeron para cometer un robo en el local donde funcionó, hasta enero de este año, una sede de la Arepera Venezuela, que fue robada ese mes.

Se presume que Sussoni despertó y sorprendió a los delincuentes, y ellos lo sometieron y lo mataron. La víctima, junto con otras personas, y su esposa, que no se encontraba en el sitio porque está recluida en un hospital, estaban encargadas de la custodia del edificio.

Se pudo conocer que en el piso 3 estaban otras personas que se despertaron con el ruido que hacían los ladrones, y también los sometieron y amenazaron.

Para entrar los malhechores destrozaron los cristales de la puerta y del inmueble, sacaron equipos y artefactos de línea blanca con los cuales no pudieron cargar porque se presume que no tenían un vehículo para trasladarlos. A pocos metros de ese edificio dejaron bombonas de gas, un freezer, un televisor, colchones viejos y algunas prendas de vestir.

Los cuerpos policiales colocaron un precinto amarillo frente al edificio para impedir el paso de transeúntes y llegaron comisiones de la PNB para custodiar la zona, así como funcionarios de la División contra Homicidios y de Inspecciones Técnicas de la policía judicial para iniciar las investigaciones y levantar el cuerpo de Sussoni luego de ser revisado para trasladarlo a la morgue.

Una vez que se llevaron a la víctima los investigadores se encargaron de colectar evidencias de interés criminalístico, y de activar los rastros dactilares de los homicidas para ser comparados con el archivo criminal.