• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a un GNB e hirieron a otro para robarles el armamento

Ayer había una alcabala de la GNB con 10 funcionarios en el lugar donde mataron al militar | Foto Manuel Sardá

Ayer había una alcabala de la GNB con 10 funcionarios en el lugar donde mataron al militar | Foto Manuel Sardá

A pesar del despliegue policial y de la inclusión de ese componente para bajar los índices de violencia, la inseguridad se ha incrementado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pese al despliegue policial y a la incorporación de funcionarios de la GNB en varias zonas de Caracas para contrarrestar los hechos de violencia, la inseguridad sigue incrementándose en el área metropolitana. Los mismos encargados de resguardar a la ciudadanía y sus bienes ahora son víctimas del hampa.

El jueves a las 7:00 pm el sargento II de la GNB, Ronald Palomo Ramírez, y el sargento I de esa misma fuerza Paoli Chacón Novoa, ambos de 28 años de edad, fueron sorprendidos por un grupo delictivo cuando estaban en la avenida principal de Palo Verde, adyacente a la estación del Metro. Los hampones habían estudiado previamente la forma cómo atacarían a los funcionarios.

Palomo Ramírez recibió múltiples tiros, cinco en la cabeza que le ocasionaron la muerte, y Chacón Novoa fue impactado por un disparo en la zona parietal derecha, otro en el tórax y dos en ambos brazos. Está recluido en una clínica.

Los atacaron para luego despojarlos de un fusil AK113 y una pistola marca Beretta calibre 9 milímetros.

En el tiroteo fue herida una transeúnte que recibió disparos en la pelvis y el muslo izquierdo.

Extraoficialmente se conoció que los familiares de Palomo Ramírez llegarían desde el interior del país ayer en la tarde al aeropuerto de Maiquetía, para trasladarse a la División contra Homicidios del Cicpc, con el fin de rendir declaración y retirar el cuerpo de la morgue de Bello Monte.

Militares tomaron Palo Verde
ISAYEN HERRERA 

Después de que asesinaron a un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana e hirieron a otro en la salida del Metro de Palo Verde para despojarlos de su armamento, se ordenó un despliegue de integrantes de ese cuerpo de seguridad en la zona. Esa mañana, a las 11:00 am, 10 militares improvisaron una alcabala que no es común en el sector. “A la guardia aquí solo se ve los 15 y último. Si vinieran cada vez que matan a alguien estarían todos los días. En el barrio José Félix no nos perdonan ni un solo día”, vociferaba una comerciante al frente de la alcabala.

El 22 de mayo asesinaron al comerciante Giuseppe Félix di Guilio, de 46 años de edad, dentro de las residencias Arauca ubicadas en Palo Verde, para despojarlo presuntamente de su arma. Ese día los vecinos amanecieron trancando las calles para reclamar en relación con los secuestros y asaltos constantes en la zona y contaron con la presencia del alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, pero los delitos continúan ocurriendo.

El miércoles 10, a las 4:00 am, tres hombres ingresaron a residencias Teresita, ubicadas frente al edificio en el que asesinaron al comerciante. El conserje, quien también toma el rol de vigilante, vio en las cámaras de seguridad cómo los hombres entraron usando una llave, desenfundaron las armas y comenzaron a subir escaleras. El empleado del condominio activó una alarma que motivó a los delincuentes a salir huyendo del lugar. “Se llamó al cuadrante de seguridad de Polisucre y llegaron una hora después, como siempre”, denunció María Eugenia Martínez, vecina desde hace 36 años.

Palo verde no es la única zona residencial del municipio Sucre que vive en vilo. Un taxista y un motorizado resultaron muertos en El Marqués y una joven fue herida en un tiroteo hace cuatro días a las 6:10 pm. Los tiros y atracos son frecuentes. “Aquí persiguen a las personas cuando salen de los bancos en el Unicentro y las agarran en la entrada del Metro”, expresó un taxista.

Un fiscal de la línea Unión de Conductores Taxi Unicentro denunció que los delincuentes hacen la cola, se montan con otros usuarios en las unidades y roban a los pasajeros cuando entran a las residencias de La California, El Marqués o La Urbina. Otras veces secuestran al chofer y le roban el carro para luego pedir rescate, como ha ocurrido 10 veces este año. La semana pasada robaron un automóvil Aveo y pidieron 280.000 bolívares para devolverlo.