• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Matar policías da prestigio y reconocimiento a los delincuentes

Fermín Mármol García

Fermín Mármol García

El criminalista Fermín Mármol García considera que se debe constituir una comisión que investigue a profundidad las razones de estos crímenes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Son parte de la lista de víctimas habituales de la violencia en la Gran Caracas. En promedio dos funcionarios de algún cuerpo de seguridad fueron asesinados cada semana, en la capital del país en 2012 y hasta los momentos son investigados como si se tratara de cualquier otro homicidio.

Fermín Mármol García, abogado y criminalista, considera que se debe constituir una comisión multidisciplinaria, integrada por criminólogos, sociólogos, policías, psicólogos forenses para realizar un análisis de las circunstancias en las que fueron asesinados los policías.

“Consideramos que 2012 cerrará con más de 370 homicidios de policías y funcionarios de distintos cuerpos de seguridad, lo que quiere decir que mataron, en promedio, un funcionario cada día. La rectoría de seguridad del país debe enfrentar la situación conformando un equipo que haga un estudio imparcial y les permita diseñar propuestas para brindar protección al policía cuando está franco de servicio, que es cuando mayormente son atacados”, expresó Mármol García.

El primer policía que mataron en Caracas en 2012 fue Engelbet Rengifo, de 36 años de edad, quien era funcionario de Polihatillo. En su caso, perdió la vida por un arma de fuego y una motocicleta que fueron recuperadas a los pocos días de su muerte. A él lo atacaron cuando regresaba a su casa, en la avenida El Cuartel de Catia.

Cifra en aumento. La cifra de policías asesinados en la Gran Caracas casi se duplicó en los últimos tres años al pasar de 59 uniformados en 2010 a los 100 que hay en la lista de 2012. En 2011 la cifra de funcionarios asesinados en distintas circunstancias fue de 84.

Este años que está por terminar la lista de víctimas la encabezan los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, con un cuarto del total y le siguen los del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, con 15 uniformados.

De las policías 12 policías que hay en Gran Caracas, sólo Polichacao no tuvo ninguna víctima entre sus filas.
Luis Cedeño, director de la ONG Paz Activa, señaló que en el caso de los policías que han matado, no se puede afirmar categóricamente que matan a más o menos que en épocas anteriores.

“Puede ser que hayan matado a más policías, pero lo que pasa es que están matando a más personas y ellos posiblemente estén más expuestos, porque andan armados y cuando son sorprendidos, por los general tratan de defenderse. Por lo tanto, las probabilidades de que salgan heridos o muertos son mayores”, dijo Cedeño.
Sin embargo, Fermín Mármol señaló que hay dos factores que han influido en el aumento de la cifra de funcionarios asesinados.

“A los delincuentes ahora se les hace muy fácil identificar a un policía, así esté de civil, por la moto, la vestimenta, el coste de cabello y la actitud. Entonces posiblemente el objetivo principal del ataque sea obtener el arma de fuego, pero también es cierto que hay un grupo de delincuentes que matan a los policías por obtener prestigio y ‘cartel’ dentro de las organizaciones delictivas a las que pertenecen”, dijo el especialista.

Se perdió el respeto. El comisario Vicente Álamo, ex director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, aseguró que los homicidios de funcionarios policiales son consecuencia de la impunidad, como los demás delitos que ocurren en el país, pero advirtió que actualmente los delincuentes han perdido el respeto por la autoridad.

“Sabemos que a la mayoría los matan cuando están francos de servicio. Pero los casos más preocupantes es cuando los atacan en funciones, uniformados, sólo por quitarles el arma. Eso si es realmente alarmante, porque ya sabemos que el delincuente ya no se cuida, como antes, que se lo pensaba dos veces antes de matar un policía y cuando lo hacían, preferían entregarse voluntariamente a las autoridades, porque sabían que lo que les venía no era nada bueno”, dijo el ex jefe policial. (3800)

Reivindicación social

El criminalista Fermín Mármol aseguró que otra de las razones por la que los funcionarios policiales se han convertido en blanco de la delincuencia es por sus condiciones de trabajo, que no les permiten vivir de una manera digna.

“El Estado venezolano no ha trabajado en función de brindarle al policía, condiciones de vida que les permitan desenvolverse socialmente en otro ámbito, más allá del barrio, donde están sus enemigos naturales, que son los delincuentes. Se debe reivindicar el trabajo del policía, con mejores salarios, mejor preparación y de paso dar una respuesta contundente a lo que ocurre, para que el delincuente sepa que al meterse con la autoridad, no habrá impunidad”, comentó el jurista.

Para Mármol lo ideal sería que el policía que convive en el barrio con los delincuentes pase desapercibido. Sin embargo, indicó que la realidad es muy distinta, pues es muy difícil mantener en secreto el trabajo al que se dedican.

“Tenemos un tipo de delincuencia que se asemeja mucho a la brasilera, que es la que se enfrenta a las comisiones policiales sin temor a morir en el enfrentamiento, a diferencia de la mexicana que prefiere rendirse. Los policías son víctimas de delincuentes territoriales, que los atacan bien sea por un arma, por cuentas pendientes, pero sobre todo, porque son policías”, comentó Mármol.