• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Madre denunció que su hijo fue torturado en Cicpc

José Vivas es escolta de la Misión Vivienda. Lo despojaron del porte de armas y de la pistola. Le aplicaron insecticida y electricidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Golpes en la cara y el cuerpo, además de descargas de electricidad son algunos de los tratos que recibió José Vivas, de 27 años de edad, detenido en el Cicpc tras ser implicado en el robo de 19.000 bolívares en moneda extranjera.

Judith Zambrano, madre del hombre, acudió a los medios de comunicación para denunciar que funcionarios de la División contra Robos torturaron a su hijo, que se desempeña como escolta de un ingeniero de la Misión Vivienda.

Los policías llegaron a la casa de esa familia sin presentar orden de allanamiento, preguntaron por Vivas y como no estaba entraron a su habitación, de donde sacaron un televisor adquirido en diciembre de 2013, un equipo Bluray y otros objetos que luego colocaron como evidencias en el expediente.

Los policías le dijeron a Zambrano que llamara a su hijo, que estaba trabajando, para hablar con él. Cuando Vivas llegó le dijeron que podía irse con ellos en su moto V-Strom. A Vivas le quitaron el porte de arma, así como su pistola Tanfoglio y la factura de compra del arma de fuego. Aún así, el fiscal 16º de Caracas, José Luis Orta, lo imputó por los delitos de porte ilícito de arma de fuego y robo agravado. El 15 de septiembre se hará la audiencia preliminar.

El escolta fue detenido el 30 de junio pasado y su mamá lo pudo visitar hasta el 16 de julio. Ese día se enteró de que su hijo fue sometido durante cuatro días a torturas por funcionarios del Cicpc en el 5º piso de la sede de la avenida Urdaneta.

Zambrano explicó que a Vivas le colocaron una bolsa plástica en la cabeza a la que le echaron insecticida en spray, le pusieron electricidad y lo golpearon para que confesara que había robado el monto en moneda extranjera. Agregó que su hijo sufrió un ataque de asma y se desmayó. Ella hizo la denuncia ante la Fiscalía, donde no le prestaron atención, solo lo logró luego de que acudió a la Defensoría del Pueblo.

Zambrano espera que esta denuncia no traiga consecuencias para su familia: “Solo Dios nos protegerá”.