• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

MP condenó a un hombre por perturbar la tranquilidad pública en Quebrada Honda

Ministerio Público (MP) | Cortesía SIbci

Ministerio Público (MP) | Cortesía SIbci

La fiscal ratificó la solicitud de enjuiciamiento por la comisión de las siguientes faltas: desobediencia a la autoridad, perturbación a la tranquilidad pública y privada y embriaguez, previstas y sancionadas en el Código Penal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ante las pruebas presentadas por el Ministerio Público (MP), fue condenado el analista de pólizas de seguros, Sixto Urdaneta (28), al pago de 1.177 bolívares tras admitir que se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas el 08 de febrero de este año, en el sector Quebrada Honda de la parroquia Candelaria, municipio Libertador.

En el inicio del juicio, la fiscal municipal 5º auxiliar del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Laura González, ratificó la solicitud de enjuiciamiento por la comisión de las siguientes faltas: desobediencia a la autoridad, perturbación a la tranquilidad pública y privada y embriaguez, previstas y sancionadas en el Código Penal.

Tras la admisión de los hechos por parte del analista de póliza de seguros, el Tribunal 23º de Juicio del AMC lo condenó al pago de 11 unidades tributarias, equivalentes a 1.177 bolívares.

El viernes 08 de febrero a las 9:30 de la noche, Urdaneta se encontraba en la calle principal del sector Quebrada Honda escuchando música a alto volumen en un vehículo Ford Fiesta, además de ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública.

En ese momento, efectivos de la Guardia Nacional (GN) que patrullaban la referida zona, le informaron al hombre que estaba incurriendo en faltas previstas en el Código Penal, razón por la cual entrevistaron a Urdaneta para luego notificar al despacho municipal.

Vale recordar que la Fiscalía Municipal 5º del AMC fue inaugurada el 11 de noviembre de 2010, y está ubicada en el complejo urbanístico de Parque central, edificio Catuche, nivel Bolívar con competencia en las parroquias San Agustín y Candelaria en Caracas.