• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Luis Izquiel: Tendencia de colocar militares en el Min. de Interior y Justicia ha fracasado

El abogado penalista declaró que el gobierno del presidente Nicolás Maduro busca más el control del orden público que la seguridad ciudadana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La asignación de 11 militares para ocupar el cargo de ministro de Relaciones Interiores, Justicia y paz desde 1998 hasta la actualidad y compararlo con el incremento de la tasa de homicidios en los últimos 16 años, es el respaldo que tiene el abogado penalista Luis Izquiel para decir que la militarización de la seguridad ciudadana ha sido un fracaso.

 “Los militares no están formados para la seguridad ciudadana. Según lo establece la Constitución sus funciones sólo se basan en la defensa de la soberanía y para enfrentar una eventual guerra”, declaró el también criminólogo.

Izquiel resaltó que la medida tomada por el presidente de la república Nicolás Maduro de asignar militares para hacerse cargo del ministerio Relaciones Interiores, cuatro desde que asumió el poder, se debe que busca más el “control del orden público que la seguridad ciudadana”.

“La idea, establecida por el expresidente Hugo Chávez, de ponerle mano dura a la delincuencia fue una tesis equivocada y dio paso a la creación de planes, en su mayoría absurdos, que se han diluido en el tiempo. Tanto así que Venezuela es el segundo país más violento del mundo después de Honduras según el Observatorio Venezolano de Prisiones”, declaró.

El abogado penalista aseguró que la persona más adecuada para el cargo debe saber de criminalística, seguridad ciudadana, prevención del delito y de los sistemas judiciales y carcelarios.

“Ellos no son policías, jueces o fiscales por eso fracasan en la materia”, aseguró.

 Gobierno antipolicial

 Luis Izquiel aseguró que los índices de inseguridad en el país han ido aumentando debido a que los diferentes órganos policías del estado no están preparados para manejarla.

“Podemos ver que la delincuencia no tiene respeto por la seguridad. Este es un gobierno antipolicial que ha hecho todo lo posible para desarmar las policías”, destacó.

También aseguró que el funcionamiento de la Policía Nacional Bolivariana debe de ser replanteado al ser “una promesa incumplida”.

“Vemos como funcionarios violan los derechos humanos por no estar lo suficientemente preparados”, concluyó.