• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Localizaron en Catia el cadáver de un vigilante

Familiares del vigilante consternados al reconocer el cadáver en la morgue | Alexandra Blanco

Familiares del vigilante consternados al reconocer el cadáver en la morgue | Alexandra Blanco

Róbertson Bello desapareció el viernes luego de abandonar su puesto de trabajo. Ayer confirmaron que estaba en la morgue

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer miércoles fue posible identificar al hombre que permanecía en la morgue de Bello Monte desde el lunes, con la cara desfigurada presumiblemente por un disparo de escopeta.

Era el sereno privado Róbertson Bello, de 35 años de edad, quien había abandonado su puesto de trabajo en un hotel cercano al cementerio de La Guairita el viernes en la tarde, y desde entonces no se sabía de su paradero.

Los familiares del vigilante pudieron hacer ayer el reconocimiento del cadáver, hallado el lunes en Catia. Dijeron desconocer qué hacía el hombre por un sector que no frecuentaba.

El cadáver no fue identificado inicialmente, debido a que carecía de documentos de identidad. Las lesiones en la cara impedían, además, hacer alguna comparación fotográfica. La identificación fue posible cuando una integrante de su familia reconoció una cicatriz que la víctima tenía en el abdomen luego de operarse una hernia.

Este es uno de los 13 cadáveres que llegaron a la medicatura entre el martes en la tarde y el miércoles en la madrugada.

Enfrentamiento en microbús. Un delincuente resultó muerto y otro herido en un enfrentamiento registrado en un microbús que cubría la ruta Charallave-Caracas, cuando tres hombres armados abordaron la unidad , perteneciente a la línea Chara, a la altura del puente Chupulún, a las 6:30 am, y sometieron a los pasajeros para robarlos. Entre ellos había un funcionario de la Policía Municipal de Baruta que se encontraba franco de servicio y los enfrentó. Se originó un tiroteo en el cual resultaron heridos los delincuentes. Uno de ellos murió en el hospital de Charallave. No portaban documentos de identidad.

Los transportistas denunciaron que semanalmente hay cuatro asaltos, en promedio, a las unidades. Pese a que han protagonizado varias protestas para exigir que refuercen la seguridad, no han tenido respuesta.

Denunciarán en Fiscalía. Los deudos de los tres muertos por un supuesto enfrentamiento con funcionarios del Cicpc en la 1° calle de Los Cujicitos acudirán a la Dirección de Derechos Fundamentales de la Fiscalía para denunciar este procedimiento.

La versión policial indica que Illich Carrasco Vargas, Ricardo Javier Marrero y Lutdwin Eleazar Ramírez murieron en el curso de un intercambio de disparos con agentes de la División contra el Hurto de Vehículos de la policía judicial, el martes a las 10:15 am. Durante el procedimiento supuestamente incautaron un revólver y una granada sin estallar.

Juan Carrasco, padre de Ilich, de 16 años de edad, indicó que ninguno de ellos estaba armado. Agregó que los funcionarios los sometieron y sacaron a dos menores de edad de la vivienda en la que estaban, para luego ejecutarlos allí.

“Luego dispararon por todas partes para simular un enfrentamiento”, dijo.

Carrasco estaba cerca del lugar cuando se escucharon las detonaciones. Dijo que los tres muertos eran primos, y que el único con antecedentes era Lutdwin Ramírez, que estuvo cinco años preso en Guárico por un homicidio. Según Carrasco, los familiares de esa víctima querían una venganza.

En la morgue ingresaron también el cadáver de Kelvin Figuera, de 17 años de edad. El joven fue la única víctima de un tiroteo reportado en la zona 10 de José Félix Ribas el martes a las 9:00 am. Su padre, Lisandro Figuera, relató que él salió de su vivienda en Petare luego de recibir una llamada telefónica. Tomó una mototaxi y fue al lugar donde lo mataron. El conductor de la moto resultó ileso.

ElDato

Para aligerar los trámites de los deudos, el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses entrega los cadáveres sin los documentos relacionados con el registro civil. Por esta razón, los familiares suelen regresar a la morgue para continuar las gestiones luego de los sepelios.