• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Locales invierten lo mínimo en sistemas de seguridad

Fachada del local Barrabar luego del tiroteo / Javier Ignacio Mayorca

Fachada del local Barrabar luego del tiroteo / Javier Ignacio Mayorca

La resolución del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia obliga a que los establecimientos tengan por lo menos tres equipos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para muchos la afirmación de que en Caracas no se está seguro en ningún lugar podría ser considerado un cliché, pero lo cierto es que en los lugares de esparcimiento ocurren hechos de violencia cada vez con más frecuencia. El más reciente, ocurrido el 29 de diciembre en la madrugada en Barrabar, cobró la vida de dos personas y otras cuatro heridas.

El suceso trajo una vez más el debate sobre las medidas de seguridad que deben tomar los establecimientos en los que se venda y consuma alcohol, en relación con el acceso de personas armadas.

En la resolución conjunta del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, y el Ministerio de la Defensa se especifica claramente que queda prohibido el ingreso de armas de fuego y municiones a los establecimientos en los que se expenda y consuma bebidas alcohólicas, tales como bares, cantinas, tabernas, restaurantes, clubes nocturnos, clubes sociales y salones de bailes, en todo el territorio nacional, de acuerdo con lo establecido en la Gaceta Oficial 39928 del 23 de mayo de 2012.

Aun cuando en la resolución se establece que todos estos locales están obligados a implantar por lo menos tres mecanismos de seguridad para que se cumpla la norma, en un recorrido realizado por El Nacional en algunos locales de Caracas se pudo verificar que no todos cumplen con lo que exige el texto y, en cambio, invierten en las medidas más económicas para garantizar la seguridad de sus visitantes.

La resolución indica que entre los mecanismos permitidos están los arcos detectores de metales, las máquinas de rayos X, circuitos cerrados de televisión, sistemas de grabación de circuito cerrado audiovisual, detectores manuales de metales y el cacheo manual de personas, bolsas y paqueterías por parte del personal de seguridad.

Poca inversión. En los comercios visitados son el personal de seguridad y las paletas detectoras de metales las escogidas por sus dueños para evitar el ingreso de armas.

"Tenemos paletas y pronto tendremos el arco, pero es un gasto fuerte. Tenemos además dos personas de seguridad en la entrada y otras cuatro en la parte alta del local que hacen recorridos para verificar que no se presente ningún conflicto", explicó Julio Haspun, encargado del local Madison, en Los Ruices.

Extraoficialmente se supo que el costo del arco detector de metales varía entre 30.000 y 60.000 bolívares, mientras que la paleta sólo puede costar hasta 500 bolívares, por lo que resulta más rentable para un local invertir en el dispositivo manual.

El abogado y ex PTJ Javier Gorriño, experto en el área de seguridad, indicó que el verdadero problema con las armas dentro de los locales nocturnos no son las personas que las portan de manera legal sino los delincuentes.

"Todas esas resoluciones son sólo un saludo a la bandera. Que coloquen un cartel diciéndole a la gente que está prohibido el ingreso al local con armas de fuego es tan útil y efectivo como que pongas 'prohibido atracar en este lugar'. Obviamente el delincuente y el que está armado de manera ilegal no hará caso a ningún cartel", expresó el experto.

La clave es el personal. Media docena de hombres bien fornidos, con facciones rudas parece ser el mejor mecanismo de seguridad en bares y discotecas para evitar que personas armadas ingresen.

"La clave es el personal de seguridad que tenemos. Hay una primera barrera en los dos primeros pilares con dos hombres. Después en la puerta hay una revisión y está el arco detector de metales y dentro del local tenemos seis hombres más y adicionalmente 65 cámaras de seguridad para evitar cualquier tipo de inconveniente, pelea o discusión", explicó Alfredo González, uno de los socios de la discoteca UVE, en Las Mercedes.

El comerciante dijo que anteriormente tenían casilleros en los que las personas armadas podían dejar sus armas, pero desde que entró en vigencia la resolución los eliminaron y ahora simplemente nadie entra con armas al local.

"Hemos tenido gente que viene y nos dice que van a dejar la pistola dentro del carro. Cuando es así entonces el personal les sugiere que estacionen en otro lado y no les reciben las llaves para evitar cualquier tipo de inconvenientes", dijo González.

Cerca de UVE, en el Teatro Bar, Richard Castellano, quien es uno de los encargados, manifestó que además de todas las medidas que establece la ley, una de las que han tomado en el local es una radio directa con la Policía de Baruta, que les permite llamarlos a la hora de cualquier emergencia.

"Tenemos las cámaras, los detectores de metales y, dependiendo del espectáculo que haya y el tipo de público, incrementamos la cantidad de personal de seguridad, pero la colaboración de la policía ha sido fundamental para evitar situaciones de riesgo", dijo Castellanos.

En el artículo 9 de la resolución publicada hace siete meses se establece que todos los locales están obligados a colocar un cartel al público, en lugares visibles, que deberá tener una dimensión de 80 centímetros de ancho por 50 centímetros de alto, por lo menos, con el mensaje: "Prohibido portar armas de fuego y/o municiones en este espacio, por resolución conjunta del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia y el Ministerio de la Defensa. Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme".

Son las autoridades municipales las encargadas de velar que los locales tengan los carteles adecuados con lo establecido y su incumplimiento trae como consecuencia sanciones administrativas al comercio, según las ordenanzas de cada localidad.

Casos anteriores

 -  4 de octubre de 2012: Dos personas murieron y otras ocho resultaron heridas en la discoteca Nikki Beach, en la Calle Monterrey con París en Las Mercedes. Las víctimas fueron Manuel Rodríguez, de 33 años de edad, y Ramón Rodríguez.

El conflicto comenzó cuando un grupo de hombres que había asistido a la marcha del cierre de campaña del presidente Hugo Chávez se trasladó a la discoteca. Supuestamente el vigilante no les permitió la entrada, pero uno de los encargados del local los dejó ingresar y minutos después se inició el tiroteo.

-  1° de enero de 2012: Luis Motta Vargas, hijo del ex comandante de la Guardia Nacional Luis Motta Domínguez fue detenido por comisiones de Polibaruta después de que le dio un tiro en el abdomen a Luis Eduardo Martínez, dentro del bar restaurante Barriot, en la avenida Principal de Las Mercedes. Motta y la víctima estaban en el local en la fiesta de celebración de Año Nuevo y tuvieron una discusión.