• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Libertador fue el municipio con más homicidios en 2014

Familiares de víctimas de la violencia se congregan en la morgue | Foto Archivo El Nacional

Familiares de víctimas de la violencia se congregan en la morgue | Foto Archivo El Nacional

Cinco de las diez municipalidades con las tasas más altas de homicidios están en Miranda y tienen “zonas de paz”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 2014 el municipio Libertador de Caracas es una vez más el municipio con más cantidad de homicidios de todo el país. Una evaluación realizada por el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz revela que en la capital venezolana fueron reportados el año pasado 1.373 casos de homicidios. La disminución con respecto a 2013 es de 186 crímenes. Aún así, se trata del territorio en el que ocurrió la mayor cantidad de asesinatos.

El total de homicidios en el Distrito Capital superó en más del doble a Valencia, segunda municipalidad en cuanto al número de estos delitos para el año pasado, con 676. La capital carabobeña también ocupó el mismo lugar en 2013.

El estudio fue elaborado a propósito de la Memoria y Cuenta de ese despacho. No obstante, solo se tomó en cuenta a 120 de los 335 municipios que hay en el territorio nacional. Entre todos ellos sumaron 13.843 expedientes de homicidios. La cifra total de víctimas no fue precisada, pero es mayor en virtud de los episodios en los que hay más de un fallecido. Tampoco se consideraron las muertes por “resistencia a la autoridad” ni las ocurridas en recintos penitenciarios. Estos criterios son aplicados desde la década pasada por el Ejecutivo.

Los otros municipios con más cantidad de homicidios son Iribarren (547); Sucre, Miranda (545), Caroní (525), Maturín (376), Cumaná (199); Girardot, Aragua (198), Vargas (191) y Heres (190).

En resumen, 8 de las 10 localidades con mayor cantidad de homicidios el año pasado son capitales de estado. En todas ellas hubo amplios despliegues de funcionarios policiales y militares con ocasión del Plan Patria Segura. En este grupo se logró una leve disminución de los homicidios, excepto en Maturín y Girardot (Maracay).

Tasas explosivas. Otro de los criterios aplicados para jerarquizar los datos del informe es la llamada “tasa de homicidios”; es decir, la correlación entre el total de casos por cada 100.000 habitantes.

Esto pinta otro panorama. El municipio que figura en primer lugar de la lista es Camatagua, en el estado Aragua. Esta localidad, principalmente agrícola y donde está ubicada la principal reserva de agua de Caracas, de apenas 19.305 habitantes, tiene la tasa de homicidios más alta del país con 184 asesinatos por cada 100.000. En 2014 mataron a 70 personas en esa localidad.

Le siguen Buroz, en el estado Miranda (171 por cada 100.000); El Callao y Sifontes, en Bolívar (169 y 161 por cada 100.000, respectivamente), y Diego Ibarra, en Carabobo (131 por cada 100.000). Los otros 5 municipios con las tasas de homicidios más altas para 2014 son Acevedo, Tomás Lander, Andrés Bello y Cristóbal Rojas en los ejes de Barlovento y Valles del Tuy, en Miranda, y Ezequiel Zamora en Monagas.

El comisario general Elisio Guzmán, director de la Policía de Miranda, explicó que un conjunto de factores se han conjugado para que cinco de los diez municipios más violentos del país, en términos de tasas, sean de esa región. Destacó que en ellos se lleva a cabo el programa de las “zonas de paz”, que impide la presencia permanente de cuerpos de seguridad.

Indicó que en esos lugares se han refugiado y delinquen individuos que han salido de las prisiones y retenes, ya sea por fugas o por haber obtenido beneficios. En la entidad hay seis penales. En su criterio, las tasas de homicidios en esas zonas continuarán en crecimiento si el gobierno central no asume la responsabilidad por los problemas sociales que han generado, y por la ausencia de una política criminal. “Estamos en un país seriamente amenazado en su seguridad. Alguien tiene que hacer algo, porque esto se escapa de las manos”, advirtió.

Dispersión. Los municipios donde se originaron los mayores saltos en cuanto al número de homicidios durante 2014 son localidades pequeñas, en las que estos crímenes solían ser muy raros. Son los casos de Sir Arthur Mac Gregor en el oeste de Anzoátegui y Lima Blanco, en Cojedes (400% incremento); Julio César Salas, de Mérida (250%); Simón Rodríguez, de Táchira (200%), y Camatagua, Aragua (176%).

El criminólogo Freddy Crespo indicó que durante el año pasado se acentuó el incremento de los homicidios en zonas anteriormente consideradas periféricas a las grandes ciudades. “Las periferias de las grandes ciudades se han convertido en zonas residenciales. Ahora las personas deben trasladarse a través de uno o dos municipios para llegar a sus trabajos. Ese desplazamiento traslada los problemas de una zona a otra”, explicó. El señalamiento coincide con el informe del 2014 del Observatorio de Violencia, presentado en diciembre.   Crespo añadió que los nuevos urbanismos generalmente carecen de mecanismos e instituciones capaces de ejercer controles. Indicó por ejemplo que en muchas de esas localidades la policía es inexistente o no posee los medios requeridos para cumplir su labor. “Los conflictos y robos se incrementan pues las zonas rurales se han urbanizado, aunque no de forma estructurada lo cual configura un caldo de cultivo para el aumento de la violencia”, dijo.

Concluyó que los municipios no incorporados a la muestra del estudio con seguridad también tuvieron más casos de homicidios.

Crespo y Guzmán coincidieron en que la ausencia de voluntad para afrontar este problema ocasionará un incremento en las cifras de delitos violentos durante 2015.

Efecto cucaracha

La presión policial y militar, a propósito del plan Patria Segura, ocasionó en 2014 la continuación del llamado “efecto cucaracha”, en el que los delincuentes se desplazan para operar en zonas donde perciben menores controles.

En Zulia, por ejemplo, fueron reportados 1.336 homicidios el año pasado. De esta cifra, solo 35,4% ocurrió en los municipios “priorizados” por el Ministerio de Relaciones Interiores. El 64,6% restante corresponde a zonas poco atendidas.

En Trujillo, 44% de los 291 homicidios ocurrió en localidades periféricas poco tomadas en cuenta por el gobierno central. En Bolívar, 1 de cada 3 crímenes fue reportado en zonas con escasa o nula presencia de organismos del Estado.