• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Identificaron al décimo cadáver

A consecuencia del accidente quedaron huérfanos cuatro niños. El esposo de una de las víctimas le dijo que no fuera al viaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Martín Avendaño, colector de la unidad Expresos Maracaibo siniestrada en la autopista Lara-Zulia, es la víctima número 10, reconocida por los familiares, del accidente que causó 11 muertos y 65 heridos. Era padre de cuatro hijos.

La colisión se originó junto con otro bus de Expresos Mérida, dos gandolas, dos camionetas y un auto particular el miércoles 9.

La entrega de cadáveres en la morgue del hospital Adolfo D’Empaire de Cabimas, Costa Oriental, se extendió hasta el jueves en la tarde. En la emergencia del centro asistencial estaban los sobrevivientes que habían sido asistidos con vendas en brazos y piernas. Los más graves los trasladaron a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Una mujer, a quien le calculan entre 40 y 50 años, es la que falta por identificar. Supuestamente viajaba en el bus de Expresos Mérida y quedó aprisionada.

Sobre las causas del accidente las autoridades coinciden en que el humo producto de la quema de maleza hizo que los choferes de las gandolas redujeran la velocidad, debido a que generó invisibilidad y consecutivamente el choque múltiple entre el distribuidor San Benito y el sector Monte Pío de Cabimas, zona rural, donde la práctica de incineración se ha vuelto reiterada.

 

Huérfanos. A consecuencia del accidente quedaron huérfanos los hermanos Steven, Michelle y los morochos María y Reinaldo Urdaneta, hijos de Jenny Rodríguez que se dirigía a la capital para asistir a la concentración oficialista del jueves en Miraflores.

La mujer era maestra. Su esposo le dijo que no fuera al viaje porque por el momento político que vive el país presentía que algo malo podría suceder. Fue a despedirla cuando el autobús partió y unas horas después una vecina llegó a su casa y le dijo: “Te tengo malas noticias”.