• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Identificaron cuerpos hallados el domingo en estación Carapita

Familiares de los jóvenes muertos dijeron que esperaban encontrarlos vivos | Foto Alexandra Blanco

Familiares de los jóvenes muertos dijeron que esperaban encontrarlos vivos | Foto Alexandra Blanco

Eran mototaxistas afiliados a la Cooperativa Nuevo Amanecer de Catia, en Plaza Sucre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los tres hombres hallados muertos con tiros en la cabeza, el domingo a las 6:00 am, estaban afiliados a la Cooperativa de mototaxis Nuevo Amanecer de Catia. Estaban en la autopista Francisco Fajardo, en sentido a Caricuao, junto a la parte posterior de la estación Carapita del Metro. Fueron despojados de sus pertenencias, incluso documentos de identidad y las motos de dos de ellos.

Los identificaron como Ronald Suárez, de 21 años de edad, padre de un niño. Deivis Arturo Araque, de 27 años de edad, tenía 4 hijos, de 9 a 1 año de edad, y Javier Monsalve, de 28 años de edad.

La última vez que alguien los vio fue el domingo a la 1:00 am en la parada de la línea cerca de la estación Plaza Sucre del Metro, donde jugaban barajas y tomaban unos tragos.

Los tres fueron despojados de todas sus pertenencias, incluso cédulas de identidad, y las motos, a excepción de Monsalve que no tenía vehículo.

Rosa Pérez, esposa de Deivis, dijo que este tenía una moto Empire, modelo Horse. Explicó que al ver que no llegaba a la casa pensó que su marido se había quedado a dormir en casa de la madre de él como hacía en otras oportunidades. En vista de que Deivis no estaba en casa de la madre y no había aparecido en su vivienda, ella decidió ir a la morgue donde les informaron que había tres cadáveres no identificados procedentes de Carapita. Un allegado entró a la medicatura y reconoció los cuerpos de los tres mototaxistas.

El núcleo familiar que integraban los padres y tres hijos, incluso a Ronald Suárez, el segundo de los hermanos, tenía tres años establecido en el sector Casablanca, en Gramoven, Catia. Vendieron su casa en Machiques, estado Zulia, porque la situación está muy difícil allá.

Solía llegar a su casa entre 7:00 y 8:00 pm luego de la jornada laboral. Vivía con su madre, su esposa e hijo de un año de edad.

La madre, Flavia Veloza, habló con el segundo de sus hijos a las 10:30 pm, quien le dijo que estaba trabajando y que tomaba unos tragos con sus compañeros. Cuando ella llamó, el celular repicó y alguien cortó la comunicación. “Tenía la esperanza de que aparecería vivo”, dijo entre lágrimas.

Testigos que pasaron por la parada de esa línea dijeron que vieron al grupo de mototaxistas jugando barajas y tomando, el domingo a la 1:00 am.

Como Suárez no llegó a su casa la familia fue a la parada y le dijeron que no había llegado, que no lo habían visto. Luego se enteraron que su cuerpo estaba en la morgue.