• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Identificada cuarta persona ultimada por el Cicpc

Habitantes de El Café de Hoyo de la Puerta aseguran que algunos de los jóvenes fueron asesinados cuando ya estaban esposados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sábado en la noche fue identificada la cuarta persona que murió en un supuesto enfrentamiento con agentes de la policía judicial en el sector El Café de Hoyo de la Puerta, el viernes en la tarde.

Se trata de Alexander Vegas, de 18 años de edad y residente del sector El Placer de María, Baruta. Su cadáver fue reconocido por familiares de Ronny Olivares que notificaron posteriormente a los padres del joven.

Parte de la comunidad continuaba conmovida ayer por lo ocurrido el viernes a partir de la 1:30 pm, cuando funcionarios de varias dependencias del Cicpc bloquearon los accesos al barrio y allanaron algunos inmuebles en la búsqueda de los supuestos homicidas de los primos Alfredo Guzmán y Johandry Palma Blanco, de 25 y 16 años de edad, respectivamente. Al parecer, ambos eran familiares de un agente policial. Fueron ultimados en el sector La Pared de Hoyo de la Puerta, el 31 de octubre a las 4:00 pm.

Sandra Reyes, habitante del barrio, dijo que los policías entraron a su vivienda luego de forzar la puerta y la apuntaron en el pecho al tiempo que ella veía televisión en su cama.

Luego le impidieron salir de la casa mientras buscaban y mataban en un inmueble vecino a Ronny Olivares.

Además de Olivares y Vegas, esa tarde murieron en la misma operación Mario Nicasio González y Joan Eduardo Brizuela. Ninguno tenía antecedentes policiales. Al primero, indicó Yelitza Andrade, vecina del sector, lo llevaron esposado hasta la parte más baja del barrio y le dispararon. Su cuerpo fue llevado por las veredas y lo colocaron frente a una vivienda con los de Vegas y Brizuela.

Finalmente, los depositaron en la batea de una camioneta pick up y los trasladaron al Periférico de Coche, centro asistencial en el que murieron. El pastor evangélico Noel Méndez dijo que Olivares y González asistían a las misas. Nunca los vio armados. No obstante, ese día fueron incautadas tres pistolas y un revólver.