• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Hermanos asesinados en el HUC tenían viejas rencillas con sus victimarios

Ayer comenzó a cumplirse el cierre de 48 horas en el Universitario, aunque la mística de los médicos abrió la puerta a un herido de bala | Foto Omar Véliz

Ayer comenzó a cumplirse el cierre de 48 horas en el Universitario, aunque la mística de los médicos abrió la puerta a un herido de bala | Foto Omar Véliz

Una de las víctimas se había rehusado a recibir armamento y también se oponía a que hostigaran a vecinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Edinson Balsa, asesinado junto con su hermano Said el domingo pasado en el Hospital Universitario de Caracas, tenía rencillas con integrantes del colectivo Divino Niño, que opera en el barrio El 70 de El Valle.

Se conoció que Balsa se habría negado a recibir parte del armamento que le fue entregado a colectivos, e igualmente se rehusaba a aceptar que los miembros de Divino Niño llegaron al barrio Los Sin Techo a hostigar a los vecinos.

Un informante indicó que el domingo pasado los integrantes de Divino Niño aprovecharon que Edinson Balsa estaba acompañado de unos pocos amigos porque el resto de su grupo se había ido a la playa para atacarlo a tiros en El Cementerio.

Además, los dos hombres señalados de asesinar a los hermanos Edison y Said en el hospital se habrían desprendido de sus cargos como policías poco tiempo.

Anthony Javier Verdú, 27 años de edad, renunció hace dos semanas a Policaracas, mientras que su hermano Steven Verdú que trabajaba para la PNB abandonó el cargo sin dar explicaciones a sus superiores.

La fiscal general de la república, Luisa Ortega Díaz, anunció que fueron libradas dos órdenes de aprehensión en contra de los hermanos Verdú, e informó que la fiscal 36º del área metropolitana de Caracas, Liduzka Aguilera, dirige la investigación del caso.

Policía en la emergencia. Ayer había una presencia bastante inusual en la emergencia: tres policías municipales, de apellidos Lugo, Márquez y Castillo, que compartían las labores de resguardo con cinco vigilantes del HUC y un integrante de la Milicia. El personal de salud apoya la medida que, sin embargo, no se sabe si forma del Patrullaje Inteligente que anunció ayer el ministro Rodríguez Torres o será una acción aislada.

Un médico residente, que prefirió mantener su nombre en reserva, aseguró que no es común ver a policías armados en el área de la emergencia, pues las armas son portadas por otros: “El lunes en la madrugada llegaron unos heridos por armas de fuego. Un familiar se alteró, amenazó a la doctora que los estaba atendiendo, y le dijo: ‘¿Es que voy a tener que sacar la pistola para que te muevas?”.

Ante esa situación los médicos y enfermeras optan por la vía conciliatoria: “A veces les digo que no puedo hacer nada si están allí. Entonces se calman. No conocen cómo es nuestro trabajo y se desesperan si no nos ven atendiendo a su familiar”, dijo el residente.

Ayer, pese al anuncio de cierre de la emergencia del HUC por 48 horas tras el doble crimen, los médicos del área no dudaron en recibir a un paciente que fue trasladado por los Bomberos Metropolitanos. Las sirenas advirtieron que una emergencia había llegado a las 10:07 am y aunque las puertas estaban cerradas se abrieron para atender al herido, un joven de 19 años de edad, auxiliado en la avenida Lecuna, que recibió 10 tiros y murió debido a la gravedad de sus lesiones.