• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Hallaron muerta a mujer en Macaracuay

Vecinos son víctimas de motorizados | Foto Alexandra Blanco

Vecinos son víctimas de motorizados | Foto Alexandra Blanco

La mataron a cuchilladas para cometer un robo en su apartamento en las residencias Los Laureles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carmen Liliana Lugo Domínguez, de 46 años de edad, fue hallada muerta por un familiar el lunes a las 4:30 pm en el apartamento 7A, piso 7 de residencia Los Laureles, calle Naiguatá, en Macaracuay, municipio Sucre. Con su muerte asciende a 100 el número de mujeres ultimadas en la Gran Caracas en lo que va de año.

Lugo Domínguez era analista de una empresa que presta servicio a la agencia principal de una entidad bancaria, pero había renunciado el jueves 6 de agosto. Tenía heridas cortantes, presumiblemente hechas con un cuchillo.

Los familiares no la veían desde el jueves 27. Al llamarla y no responder el teléfono fueron al inmueble a ver qué ocurría. Debido a los días transcurridos el cuerpo estaba en estado de descomposición.

En principio los investigadores del Cicpc analizan dos versiones sobre lo ocurrido: una indica que Lugo Domínguez, quien vivía sola en el inmueble, habría contratado los servicios de un plomero para hacer reparaciones. La otra hipótesis señala que el homicida pudo ser alguien conocido de la víctima a quien ella le abrió la puerta. La pesquisa determinará lo sucedido, además de identificar quién la mató.

Del apartamento se llevaron teléfonos, dinero, joyas, una laptop, una impresora, licores y televisores, pero estos últimos fueron dejados en la planta baja del edificio. Presumen que el autor o los autores del crimen no contaban con un vehículo para llevárselos.

Inseguridad. Los vecinos entrevistados coincidieron en señalar que la inseguridad reina en la calle Naiguatá, en Macaracuay, aunque admitieron que Polisucre hace recorridos y mantiene una alcabala.

Isis Silva, que tiene 25 años viviendo en residencias Hilda, dijo: “Vivimos aterrados. Nos atracan, no podemos llegar tarde a la casa. Estamos desamparados”. Explicó que se están reuniendo con representantes de la alcaldía para acordar el cierre de esa calle que conduce a El Llanito y a Petare.

“No se pueden ni usar anillos plásticos porque nos los roban”, agregó.

Marianela González, habitante del mismo edificio, expresó que prácticamente viven en un toque de queda. “Los motorizados nos tienen azotados. No se puede andar con teléfonos”, indicó.

Dijo que los motorizados cometen robos y secuestros, y además interceptan los buses para subir a las unidades para atracar a los usuarios.

Al salir de residencias Hilda, Raúl Carpio dijo que la inseguridad es difícil en la zona. Él desconoce lo ocurrido en Los Laureles, pero agregó que los delitos más comunes en esa vía son el arrebatón y el atraco.