• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Hallaron cadáveres de dos taxistas en carretera vieja Caracas-La Guaira

Familiares de los taxistas fueron varias veces a la morgue en busca de sus parientes desaparecidos | Foto Alexandra Blanco

Familiares de los taxistas fueron varias veces a la morgue en busca de sus parientes desaparecidos | Foto Alexandra Blanco

Sus vehículos fueron desvalijados y localizados en el sector Plan de Manzano. Uno desapareció en febrero y el otro a principios de abril

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La División contra Homicidios del Cicpc investiga a una banda que se dedica al robo de taxis para desvalijarlos y vender piezas y repuestos. Los dueños de los vehículos son asesinados y abandonados junto con sus carros en el sector Plan de Manzano, en la carretera vieja Caracas-La Guaira.

El lunes, cuando realizaban la pesquisa de los vehículos, la comisión policial localizó en una cuneta dos cadáveres enterrados en una zona boscosa de esa vía. Una de las víctimas es José Rafael Clemente, de 71 años de edad, auditor contable que trabajaba como taxista de manera esporádica por las mañanas y con clientes fijos. La última vez que su familia lo vio fue el 25 de febrero a las 8:00 am, cuando salió de su domicilio en San Antonio de los Altos, estado Miranda, en su auto Hyundai Getz verde.

Ese día Clemente dejó su celular en su casa. A las 6:00 pm los parientes recibieron información de que el vehículo había sido hallado desvalijado en Plan de Manzano. Desde entonces comenzó la búsqueda del hombre, que era padre de ocho hijos.

La denuncia de su desaparición fue formulada en la subdelegación del Cicpc del estado Vargas. El lunes pasado a las 8:00 pm un primo de los hijos de Clemente recibió una llamada mediante la cual le notificaron que el cadáver había sido localizado en la vía. Lo identificaron por un carnet de circulación que portaba. El hijo menor de Clemente se encargó de realizar los trámites para retirar el cuerpo. La familia desconoce si el Cicpc ha practicado detenciones por el homicidio.

Unos metros más allá y en las mismas circunstancias encontraron otro cuerpo que no portaba ningún documento y que sería identificado ayer en la mañana por un grupo familiar que llegó a la morgue al saber que habían hallado dos cadáveres en la antigua vía Caracas-La Guaira.

Uno de los hermanos de Franklin Orlando Alfonzo Longa, de 44 años de edad, fue quien lo reconoció. El taxista, que también hacía carreras por su cuenta,  desapareció el 5 de abril y cuatro días después hallaron su auto Corsa color beige desvalijado en el mismo sector Plan de Manzano. Le robaron faros, cornetas y otras piezas. Desde entonces los parientes de Alfonzo Longa iniciaron la búsqueda en hospitales y cuerpos policiales, luego formularon la denuncia en el Cicpc.

La víctima tenía dos hijos. Sus familiares habían ido cuatro veces a la morgue para conocer si Alfonzo Longa estaba entre los cuerpos no identificados y no lo habían encontrado.

Entre lunes y martes fueron ingresados 10 cadáveres a la morgue de Bello Monte. En lo que va de mes suman 266 los cadáveres llevados a la medicatura forense.

Mataron a joven en el Cementerio del Sur
Un entierro en el Cementerio General del Sur terminó en tiroteo. Las detonaciones se escucharon el lunes entre las 10:30 am y las 11:00 am, y los presentes corrieron en diferentes direcciones. Unos se escondieron detrás de panteones y tumbas para ponerse a salvo.

Magaly Josefa Liendro, madre de Jimmy Alexander Coroniel, de 19 años de edad, relató en la morgue que su hijo había ido al camposanto para acompañar a su pareja que asistió al sepelio de un familiar.

Cuando estaban alrededor de la tumba llegaron motorizados que dispararon. Coroniel recibió un tiro en el ojo izquierdo que le causó la muerte instantánea.

Liendro explicó que más arriba de donde estaba su hijo había otro sepelio y desconocen si los tiros estaban dirigidos a ese grupo o al lugar en el que estaba su hijo.

La víctima laboraba como obrero en la Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor. Familiares de Coroniel fueron citados a declarar, así como los acompañantes del sepelio, a fin de determinar si conocen a algunos de los hombres que abrieron fuego contra los asistentes.

También los investigadores entrevistarán a empleados del camposanto y a obreros que laboraron a la hora del crimen.