• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Grupo armado extorsiona a dueños de carnicerías

Desde noviembre,los miembros de la organización recorren los comercios haciéndose pasar por fiscales del Indepabis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ocho locales que sirven como frigoríficos o charcuterías en Candelaria cerraron sus puertas en forma intempestiva el miércoles en la tarde, ante la posibilidad de que sus instalaciones fuesen tomadas por miembros de un grupo armado.

Los cierres comenzaron a la 1:00 pm cuando ocho hombres vestidos de negro y provistos con armas cortas, aunque sin identificación de un organismo oficial, sitiaron un local en la esquina Esmeralda en la avenida Norte 13, retuvieron a los empleados y los obligaron a vender productos cárnicos a los precios que ellos consideraban justos.

Un empleado que habló con la condición del anonimato recordó que los individuos llegaron en motos negras de 650 cc, similares a las que usan los policías. Se colocaron a ambos lados de la puerta y regularon el paso de los clientes. Poco después llegó una patrulla de la Policía Nacional, pero los oficiales nada hicieron para impedir que la situación se prolongara.

A las 4:00 de la tarde el dueño del local intentó cerrar, pero tuvo que desistir pues los integrantes de la banda amenazaron con impulsar un saqueo. Le dijeron que lo habían vigilado y que tendría que estar abierto hasta las 7:00 pm. Durante esta toma le sugirieron que si cancelaba 15.000 bolívares se irían y no lo molestarían otra vez.

Esta cifra fue exigida también a otro comerciante de la avenida Norte 11 en noviembre. En ambos casos se negaron a pagar con el argumento de que nadie les garantiza que los delincuentes cumplirán con su palabra.


Cierre por temor. La noticia sobre lo que ocurría en la esquina Esmeralda se regó de inmediato entre los demás comerciantes del ramo que decidieron bajar las rejas en forma espontánea, como medida de precaución.

“Estuvimos cerrados toda la tarde. Imagínese usted la pérdida que eso significa para nosotros”, afirmó el encargado de un local adyacente a Candilito, en la avenida Urdaneta.

Los testimonios recabados indican que en este grupo participa una mujer de mediana edad. Sus integrantes llevan cachuchas del Dispositivo Bicentenario de Seguridad o de la Gran Misión a Toda Vida Venezuela. En oportunidades se identifican como miembros del colectivo Tupamaros y en otra como de La Piedrita.

Los comerciantes afectados habían sido fiscalizados anteriormente por comisiones del Indepabis junto con la Guardia del Pueblo. En dos casos fueron sancionados. Ahora la banda dice que actúa de parte de ese instituto, pero sus miembros se niegan a mostrar identificaciones.

En un caso de noviembre los hombres tuvieron que desistir de sus intenciones cuando fueron encarados por agentes de la policía judicial. Posteriormente un comerciante acudió a la central de ese organismo para formular la denuncia correspondiente.

La actuación de este grupo coincide con la declaratoria de “guerra económica” por parte del presidente Nicolás Maduro. Un comerciante afirmó que en noviembre estos individuos contaron con apoyo de milicianos.


Lacrimógena. Una mujer resultó asfixiada cuando el supuesto integrante de un colectivo armado lanzó una bomba lacrimógena en la planta baja del edificio Manfrey, en la avenida Lecuna, para escapar de los oficiales de la Policía Nacional que lo perseguían.

El hombre fue avistado portando un arma de fuego, el miércoles a las 3:00 de la mañana en la parte externa del inmueble. Cuando le dieron la voz de alto, disparó contra los oficiales y corrió hacia la estructura. Luego activó la granada. Fue necesario prestar primeros auxilios a Yanelis del Valle Coy.

Posteriormente los funcionarios fueron encarados por miembros del colectivo Escudo de la Revolución. Para ese momento habían perdido la pista al delincuente.


ElDato

En junio se conoció que colectivos armados extorsionan a comerciantes en la avenida Sucre de Catia. Exigen colaboraciones.