• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Faltan por atrapar otros 10 miembros de Salserín

Los cadáveres de los cinco miembros de la banda ultimados en el barrio José Félix Ribas de Petare fueron trasladados a la morgue de Bello Monte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vecinos de la zona 6 del barrio José Félix Ribas de Petare aún están atemorizados por el enfrentamiento que duró una hora entre funcionarios de Polisucre y de la Brigada de Acciones Especiales del Cicpc contra miembros de la banda delictiva Salserín, ocurrido el lunes.

La casa de una vecina que murió en noviembre, situada en la parte alta de unas escaleras, fue la guarida que cinco delincuentes utilizaron para resguardarse de la policía.

El subdirector de Polisucre, comisario William Contreras, confirmó que tras recibir llamadas de vecinos acudieron al sector popular para capturar al grupo de delincuentes.

La banda Salserín está presuntamente involucrada en ocho homicidios, el más reciente el del transportista Pedro José Gutiérrez, de 40 años de edad, ultimado de siete disparos el pasado sábado a las 10:00 am, cuando se dirigía a hacer mantenimiento a la camioneta de la Unión de Conductores José Félix Ribas.

El Cicpc espera los resultados de la necrodactilia a los hombres que fueron ultimados en el procedimiento, entre quienes se encontraban el líder de la banda, Argenis Daniel Seijas, de 27 años de edad, conocido como “Salserín”; Eduard Anda Azul, de 18 años de edad; un hombre conocido como “Lisio”, que tenía cédula falsa y presumen que operaba en Lídice; y otros dos que estaban sin identificación.

En la medicatura forense estaban los familiares de los fallecidos. Pese a que no quisieron declarar, uno de ellos dijo que los padres de Anda Azul son de nacionalidad colombiana y que el joven estuvo preso en la cárcel de San Juan de Los Morros por homicidio.

Un miembro de la División de Investigaciones de Polisucre informó que falta por aprehender a otros 10 integrantes de la banda, entre ellos un hombre apodado “Wileisy”.

La granada que fue lanzada por los delincuentes para repeler la acción policial destruyó parte de la vivienda en la que se ocultaban. Ayer se observaban las huellas de los tiros y el olor que dejó la explosión del artefacto en ventanas, colchones y puertas de la casa.

En el operativo fueron incautadas tres pistolas, dos revólveres, una granada y la espoleta de la granada que explotó.

Los habitantes de la zona 6 del barrio José Félix Ribas de Petare aseguraron que los miembros de la banda son adolescentes. Un vecino que pidió no ser identificado por temor a los delincuentes que operan en el lugar dijo que estaban consternados por el asesinato del transportista: “Pedro era sano y buena gente. Él jugaba baloncesto con nosotros”.