• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

FANB recibirá 3 veces más dinero que policías

Mármol: Patria Segura no revirtió el clima de violencia | Foto William Dumont

Mármol: Patria Segura no revirtió el clima de violencia | Foto William Dumont

“Hay un divorcio entre el sentimiento de la gente y lo que decide el gobierno”, afirmó el consultor Fermín Mármol García

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las asignaciones para los distintos componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana establecidas en el presupuesto que comenzará a ejecutarse a partir del 1° de enero, suman una cantidad que es casi tres veces más alta que la estipulada para los distintos órganos encargados de la seguridad ciudadana y la administración de justicia en el país.

El consultor Fermín Mármol García indicó que los distintos componentes del Sistema Integral de Seguridad Ciudadana, unidos al Ministerio Público y a las instituciones del Poder Judicial, no ocupan más de 4% del total del presupuesto ordinario. Mientras tanto, los componentes tradicionales de la institución castrense y la Milicia superan 11% de las asignaciones.

En una intervención en el seminario Herramientas para la Seguridad Ciudadana, llevado a cabo en Fedecámaras, Mármol explicó que la “gran apuesta” del Ejecutivo continúa siendo la consolidación de la Policía Nacional, mientras que al Cicpc apenas le dieron un presupuesto indexado.

“Mientras la población ve que el principal problema es la inseguridad, la dirigencia política no se corresponde con ese sentir. Hay un divorcio entre el sentimiento de la gente y lo que decide el gobierno”, dijo.

Añadió que en Caracas el déficit en cuanto a las policías preventivas sigue siendo de 100%. En su criterio, la inyección continuada de recursos para la Policía Nacional podrá mitigar este problema en el largo plazo, pero esto mismo se podría lograr mediante el fortalecimiento de las policías estatales y municipales.

Éxito parcial. Para el consultor y docente los primeros seis meses del plan Patria Segura solamente sirvieron para mitigar la violencia en algunos delitos, como el secuestro y el robo de vehículos. Sin embargo, dijo que los homicidios tendrán un leve crecimiento con respecto a 2012.

Advirtió que Miguel Rodríguez Torres, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, continúa desagregando las estadísticas sobre muertes violentas con la finalidad de maquillar el problema de criminalidad. Lo correcto, a su juicio, es que todos los homicidios formen parte de la misma contabilidad independientemente de quién los cometa.

“Patria Segura no ha podido revertir el clima de violencia e inseguridad que vive el país. Además, no hubo diálogo ni paz. No se coordinó con los poderes municipales y estatales. El desarme no rindió frutos y el programa de canje de armas no tuvo continuidad. Nada se hizo en cuanto a la indemnización a las víctimas de delitos violentos”, señaló.

 

Voluntad política. Manuel Tangir, director de Seguridad de Baruta, afirmó que para superar la crisis de criminalidad que vive el país se requiere de voluntad política y coordinación entre todas las instancias de gobierno.

Explicó que estas carencias han impedido la actuación de los cuerpos de seguridad en el control a las procesiones fúnebres de motorizados, que bloquean calles y autopistas, y ocasionan perturbaciones al orden público.

Calificó de grave la migración de agentes de todos los cuerpos policiales al sector privado. En el caso de Baruta, durante los últimos cuatro años se han ido 186 policías. La inversión para formar cada agente es, en promedio, 60.000 bolívares.


Cuidado en los detalles

El consultor Alberto Ray (Enerseg) indicó que el tema de la seguridad ha crecido en importancia durante los últimos años, tanto en las organizaciones públicas como en las privadas.

Expresó que actualmente los jefes de Seguridad han ascendido hasta formar parte de las instancias de decisión.

Alberto Ray dijo que las experiencias externas deben ser adaptadas para construir modelos propios de seguridad, que estén alineados con el propósito de cada organización.

Recomendó poner atención en los detalles. Afirmó que todas las crisis de seguridad en las organizaciones comenzaron con pequeñas brechas a las que no se les dedicó suficiente atención. Recordó, por ejemplo, que los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos pudieron evitarse si las líneas aéreas hubiesen colocado cerraduras en los accesos a las cabinas de los pilotos.

“El debilitamiento de la seguridad termina impactando a los activos de las organizaciones, pero también a la gente”, dijo.