• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Exigen investigar clínicas por muerte de paciente

Liliana Ramírez, de 33 años de edad, falleció luego que entró a quirófano para realizarse una cirugía estética

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Familiares de Liliana Coromoto Ramírez de Moreno, que falleció en un quirófano del Centro Médico Quirúrgico Hellea durante una cirugía estética, exigieron al Ministerio de Salud investigar las clínicas que funcionan en el estado Táchira en las que se hacen este tipo de procedimientos quirúrgicos.

Lilibeth Ramírez, su hermana, señaló que la mujer ingresó a ese centro médico para realizarse una cirugía y luego se enteraron que había fallecido. “Queremos que el Gobierno fiscalice este tipo de operaciones que se hacen hoy en día porque le plantean a las mujeres un mundo maravilloso y no les hablan del riesgo real que hay cuando se someten a esto. Además, les hacen firmar un documento en el que las pacientes asumen toda la responsabilidad”, dijo Ramírez.

Indicó que en ese centro médico no se cuenta con una unidad de resucitación, ni cuidados intensivos ni con profesionales en la materia que den atención al paciente en un caso de emergencia o complicación.

También dijo que en esa clínica realizan numerosos procedimientos quirúrgicos incluso a la medianoche, lo que podría exceder la capacidad física de los profesionales que participan en este tipo de operaciones: “¿Cómo es posible que en una clínica que está llena de mármol no hay una unidad de cuidados intensivos? Si hubo mala praxis médica, que paguen si son responsables”.
    
Por error. Los familiares de Liliana Ramírez se enteraron que ella había fallecido porque una de sus cuñadas llamó por teléfono a uno de los médicos que asistió al procedimiento. El hombre la confundió con la administradora de la clínica y le dijo: “Valeria, se nos complicó la cuestión. No digas nada, pero la paciente falleció”.

Horas después de haber ingresado al quirófano, los parientes comenzaron a exigir noticias sobre la operación y la paciente. En el centro médico les participaron que hacían lo posible para estabilizar a la mujer.

“Nos decían que nos quedáramos tranquilos que la estaban resucitando y resulta que, según la autopsia, ella murió a las once y pico de la mañana, y eso nos lo dijeron a las 12:00 m”, dijo la hermana.

Los familiares denunciaron el hecho ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas en la entidad. Los funcionarios se presentaron en el lugar para retirar el cuerpo de la mujer y lo llevaron a la morgue del Hospital Central Universitario José María Vargas.

Luego que se emitió el informe de la autopsia –al cual no tuvo acceso la prensa–, el personal médico que participó en la cirugía fue detenido y recluido en la sede de la policía científica.

Se conoció que en la audiencia de presentación se les dictó medida sustitutiva de privación de libertad a los médicos Panayotis Espetadelis y Enrique Sánchez y al personal de enfermería luego de la consignación de fiadores, así como presentación periódica en tribunales.

Ramírez era comerciante, y madre de un niño de 13 años de edad y de otro de 15 meses.