• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Ex magistrada viajaría a Portugal a buscar a familiar

Según Betsy Cammarano, hija de Richard Cammarano, la exmagistrada iba a Portugal a buscar a un familiar que está enfermo de cáncer terminal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando iban a la aduana después de haber pasado los previos controles en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía fueron detenidos por la Guardia Nacional Bolivariana el empresario Richard José Cammarano Jaimes, de 44 años de edad, la ex magistrada del TSJ Miriam Morandy, su asistente Tibisay Pacheco y un funcionario del Saime que les acompañaba, revelaron fuentes extraoficiales.

La aprehensión se produjo el sábado en la noche una vez que desde Caracas hicieron una llamada al comando de la GNB del terminal aéreo advirtiendo sobre la presencia de estas personas.

Las fuentes señalaron que la prueba del momento de la aprehensión es la fotografía tomada por una cámara en un pasillo del aeropuerto, lo que descarta que fueron detenidos cuando bajaron del taxi que los trasladó desde Caracas.

Morandy, Pacheco y el funcionario del Saime quedaron en libertad el domingo en la madrugada luego de explicar el motivo de su presencia en el terminal aéreo.

Desde Portugal, Betsy Cammarano, hija de Richard Cammarano, que estaba solicitado en Venezuela por los tribunales 12° y 22° de Control por tráfico internacional de drogas, negó que su padre esté incurso en narcotráfico y reveló que mantienen una relación de amistad con la exmagistrada Morandy desde hace años: “Ella no iba a ‘sacar’ a mi papá del país, porque mi papá entró con su pasaporte normal. Miryam venía a ayudar a la familia de su compadre porque él tiene un cáncer terminal. Venía para llevárselo a Venezuela”.

En conversación con El Nacional, aseguró: “Mi papá tiene tres años tratando de probar su inocencia y lo único que han hecho es engavetar todo. Pido a la Fiscalía General que investigue la extorsión”.

El martes pasado en la noche Cammarano Jaimes fue presentado ante el Tribunal 31º de Control que le dictó medida privativa de libertad por el presunto tráfico 1.200 kilogramos de drogas.

El juez fijó como sitio de reclusión la sede de la División Antidrogas de la GNB, en Las Acacias, en lugar de una cárcel o calabozo policial porque Cammarano alegó que temía por su vida en vista de que en 2012 un grupo de funcionarios del Cicpc (ahora fuera del país) amenazó con “sembrarlo” si no paga un millón de dólares.