• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Europa retarda y fracciona envío de datos sobre decomisos

Poco se sabe sobre la conexión italiana en la que participaba Federica Gagliardi | Foto Archivo El Nacional

Poco se sabe sobre la conexión italiana en la que participaba Federica Gagliardi | Foto Archivo El Nacional

“Cuando el que pide información es visto como aliado del traficante no se la dan”, advirtió el exjefe de la Conacuid Bayardo Ramírez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En marzo de este año una elegante rubia fue detenida en el aeropuerto de Roma cuando intentaba abandonar el jet de Alitalia que había despegado del aeropuerto de Maiquetía. En un equipaje de mano, la mujer conocida como la Dama Blanca llevaba 21 panelas de cocaína de alta pureza.

La detenida era Federica Gagliardi, de 30 años de edad. Hasta 2010 despertaba todo tipo de conjeturas en Italia, pues acompañaba por doquier al entonces primer ministro Silvio Berlusconi. Era su asistente personal.

Han pasado casi seis meses desde aquel episodio. Siete personas están siendo procesadas en el país, aunque sin tener constancia documental de las diligencias que originaron la investigación en el país europeo.

En Venezuela, las pesquisas comenzaron cuando un teniente adscrito al destacamento 53 de la Guardia Nacional consignó en la Fiscalía del estado Vargas una nota de prensa sobre la detención de esta mujer. No hay experticias italianas, se desconocen las circunstancias en las que Gagliardi fue apresada, aunque todo parece indicar que a la mujer la vigilaban desde que salió de Maiquetía, vulnerando todos los controles de seguridad.

“Le dije al juez del caso Alitalia que no hay experticias, ni siquiera una copia. Ninguna información circunstanciada. Hay en el expediente una carta rogatoria y la Fiscalía ofreció los informes como prueba. Pero hasta ahora no han llegado”, explicó María Eva Chacón, abogada de varios detenidos.

Este caso repite lo que parece ser un patrón de las autoridades de países europeos en investigaciones consideradas de alto perfil: la información sobre las diligencias policiales efectuadas en los países de destino de la droga no llega a Venezuela, o es enviada por cuentagotas.


Dos años a ciegas. Este problema quedó en evidencia durante las pesquisas sobre el jet que salió sin autorización del aeropuerto Arturo Michelena de Valencia y que fue hallado en Canarias con 1400 kilos de cocaína, en agosto de 2012.

La abogada Deyanira Montilla, defensora de la controladora aérea Maury Montilla, señaló que la información sobre la experticia toxicológica a la droga decomisada en España tardó más de un año en llegar. Hay 17 detenidos, todos trabajadores o funcionarios de la GN adscritos al aeropuerto. Pero nada sobre el grupo organizado que posibilitó el traslado de semejante alijo al centro del país.

En el caso de los 1.382 kilos de cocaína llevados a París en un jet de Air France, en septiembre de 2013, las autoridades francesas se han comportado igual que sus pares españoles. Hasta ahora solo han mandado la fotocopia traducida de una experticia toxicológica que según los abogados Chacón, Fracoise Jereije e Indira Mora no permite establecer un nexo procesal entre lo decomisado y lo que supuestamente salió en la bodega delantera del Airbus.

Esta actitud contrasta con la conducta de los enlaces policiales destacados en el país hace dos décadas. Un caso emblemático de aquella época fue el de la conexión Italo Canadiense. El expediente instruido en Venezuela tenía voluminosos informes sobre la supuesta alianza entre Berlusconi y la Cosa Nostra, a través del senador Marcelo Dell'Utri, ya sentenciado.


Debilidad estratégica. El expresidentes de la Conacuid y corredactor de leyes sobre drogas y delincuencia organizada en Venezuela, Bayardo Ramírez, señaló que los convenios bilaterales y multilaterales, como el de Viena de 1989, obligan a las partes a intercambiar información sobre investigaciones en curso.

“Esto se hace cuando predomina la buena fe entre países aliados para combatir a un enemigo del Estado. Pero cuando el que pide la información es visto como un aliado del traficante no se la dan. Se distorsiona la cooperación internacional, pues el país no es confiable. Esto pone al país en una debilidad estratégica”, añadió.

Ramírez advirtió que el riesgo de injusticias en el país es muy alto. Hasta ahora, por las 3 averiguaciones han sido apresadas 52 personas. La mayoría ha decidido permanecer callada, a la espera de una sentencia leve. Pero el gerente adjunto de Air France, Juan Chirino, ha optado por explicar a la gente su inocencia. Activó un blog, y recientemente dictó a sus familiares una declaración escrita para esta serie. Reveló que la línea aérea hizo una investigación interna al conocerse el decomiso en París “usando los mismos medios de prueba que tiene la Fiscalía”.

“¿Si yo fuera culpable no sería Air France la primera en desvincularse de mí y señalarme públicamente, pues su imagen se vio afectada por estos desagradables eventos?”, se preguntó.