• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Escasez aumentó hurto de baterías de vehículos

En los meses de noviembre y diciembre el incremento de hurtos de batería coincidió con el incremento de la escasez en Maracaibo | Foto Yonny Camacho / Archivo

En los meses de noviembre y diciembre el incremento de hurtos de batería coincidió con el incremento de la escasez en Maracaibo | Foto Yonny Camacho / Archivo

Para adquirir un nuevo acumulador en las empresas intervenidas deben presentar la denuncia realizada en el Cicpc

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Yeniré Acosta llegó a su casa el martes 7 a las 8:00 pm en la urbanización La Florida. Estacionó su vehículo cerca de su edificio, adyacente a la iglesia de la Chiquinquirá. Al día siguiente, cuando estaba ya lista para irse a su trabajo, el carro no encendió aunque parecía en perfectas condiciones. Al abrir el capó notó la ausencia de la batería.

Decenas de historias similares son contadas por clientes que llegan diariamente a los establecimientos donde expenden baterías en Venezuela. Estacionan el vehículo en una calle abierta y después de lapsos que varían entre 2 y hasta 8 horas, hurtan el artículo.

La situación comenzó a evidenciarse en Caracas en las últimas semanas a través de denuncias escritas por usuarios en las redes sociales; sin embargo, en Maracaibo, Valencia y Cumaná ha estado sucediendo desde hace algunos meses.

En Caracas han denunciado robos en La Florida, El Paraíso y San Agustín. En Valencia se las llevan de los vehículos estacionados en la avenida Cedeño y en el centro. En Maracaibo se agudizó desde mediados de noviembre, y en diciembre cuando las baterías de 450 amperios hasta 1.100 amperios –utilizadas en carros y camionetas– comenzaron a escasear en el país. Vendedores del artículo dijeron que sus clientes han señalado a sectores como 5 de julio, Bella Vista, Grano de Oro, donde han sido víctimas.

Lenín Analla, encargado de La casa de la batería ubicada en Valencia, relató que todos los días le llegan clientes que buscan un acumulador pues le robaron el suyo. Explicó que los delincuentes lo buscan para automóviles por dos razones: extraerle el plomo que contienen para venderlo, que es costoso y escaso, o para revender el producto completo que tampoco se encuentra fácilmente en las tiendas.

 

La reposición. Las víctimas no solamente deben enfrentar el hurto de la batería, sino “brincar” de un lado a otro para encontrar una del voltaje indicado para el vehículo. Los comercios que se dedican a venderlas deben solicitar la usada al cliente porque de otra manera la fábrica no les despacharía mercancía nueva; es decir, por cada batería nueva el establecimiento debe entregar al fabricante una usada. Esta misma

El esposo de Yeniré Acosta tuvo que ir a talleres y a chiveras para adquirir una ya usada y luego cambiarla por la nueva. La otra opción, relataron vendedores, es adquirir una importada cuyo precio es mucho mayor.

En Acumuladores Duncan, intervenida por el Estado, las víctimas de hurtos de batería deben llevar una denuncia del hecho sellada por el Cicpc, requisito obligatorio para que les vendan una nueva.

Retenidos en puertos
Empleados de baterías Performance, acumuladores importados, indicaron que tienen un contenedor con mercancía en el puerto desde hace cinco meses. Destacaron que el Seniat no ha dado el permiso, pues en principio les hacía falta un sello. A pesar de que la empresa ha hecho los trámites, el contenedor sigue retenido. Presuntamente a Duncan le sucede lo mismo por la falta de laguna materia prima.