• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Enfermera golpeada pudo haber sido salvada

A Milagros Franco le realizaron antes de su muerte cuatro radiografías que mostraban la trayectoria de la aguja de inyectadora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de trabajar durante 25 años en la Maternidad Concepción Palacios, Milagros Vidalina Franco Peralta murió en ese centro de salud en las peores circunstancias. Su cadáver fue hallado por una camarera en uno de los baños.

"Pido que se haga justicia porque así como pasó con mi hermana, la negligencia y la situación de inseguridad puede pasarle a cualquier persona", dijo su hermana Nancy Franco en las inmediaciones de la morgue de Bello Monte.

En cuatro radiografías que le realizaron a Franco Peralta antes de su muerte se observaba que la aguja de inyectadora que le incrustaron las dos pacientes que la agredieron ponía en peligro su vida, indicó su hermana. Sus familiares no se explican por qué no la operaron.

Nancy Franco fue la primera en conocer la situación porque también trabaja en la Maternidad, adonde se trasladó desde Ocumare del Tuy, donde pasaba sus vacaciones.

Dijo que luego de quedar inconsciente por la golpiza, su hermana subió sola a cuidados intensivos para que le brindaran primeros auxilios. En la Maternidad le dijeron que debían hacerle una tomografía, pero no le emitieron la orden.

Por ello, sus amigos le habían conseguido una cita en el Hospital Militar para ayer.

Su familia debió enfrentarse en dos ocasiones a trabas burocráticas del Cicpc. Primero, los funcionarios de esa institución policial pretendían entrevistar a la víctima por teléfono después que denunciaron el ataque en la sede policial y tuvieron que ir a Fiscalía para que ordenaran al Cicpc ir a la Maternidad para abrir el caso, y segundo, después que el cadáver fue hallado en el baño, los funcionarios de guardia les dijeron que no podían continuar la investigación porque ellos no abrieron el caso. Ningún médico forense fue a evaluarla a Franco Peralta cuando estaba viva.

Fuentes de la Maternidad indicaron que las enfermeras hicieron un informe con todo lo que le había ocurrido a Franco Peralta, pero no lo entregaron por miedo a represalias.

Los cuerpos de seguridad buscan en las inmediaciones del río Guaire a las dos pacientes que agredieron a la enfermera. Al parecer, una de ellas vive en las calles de El Guarataro y la otra detrás de la Maternidad.