• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Edwin Nava recibió un adiós de "hermano" en Estadio de La Asunción

Entre lágrimas, flores y ondeo de gorras, los pequeños toleteros hicieron guardia de honor ante el féretro del hermano que les arrebataron

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Edwin Nava Silva, de tan sólo 11 años de edad, se fue de este mundo en un cruel capítulo final. Las manos macabras de los integrantes de una banda delictiva inexplicablemente les arrebataron los sueños al pequeño y a su familia, y llenaron de luto y consternación a las comunidades de Margarita y Coche.

Janeth Silva, madre de Edwin, una joven profesional que ha dedicado su vida a la crianza de sus dos pequeños, en medio del dolor se enjuga las lágrimas para poder continuar adelante por su hijo menor, que también llora a su hermano.

“Estaba en mi trabajo cuando recibí dos llamadas: en la primera decían que mi hijo, en compañía de su amigo Jesús Rafael Gómez –quien aún lucha por su vida en el Hospital Central de Porlamar– había ido a jugar al sector La Sierra, al restaurante donde trabaja la mamá de Jesús Rafael. En la segunda me dieron la noticia que cambió mi vida para siempre: que mi hijo estaba muerto”, relató Silva.

Edwin Nava se destacó como deportista desde que estaba en el preescolar Nuestra Señora del Carmen, donde comenzó a jugar fútbol. Después en la primaria cambió el balón por el bate y comenzó en la Liga de Beisbol Infantil de Mariño. Ya estudiaba sexto grado en la Escuela Francisco Esteban Gómez de La Asunción y era popular entre los amigos por sus habilidades en el campo.

“Era un buen compañero. Le gustaba bailar y lo hacía bien”, dijo uno de los integrantes del equipo, entre quienes tenía fama de buen bailarín.

Como tributo a esa hermandad, sus pequeños compañeros de la Liga de Beisbol y los representantes de estos le rindieron un homenaje en el Estadio de La Asunción, conocido como Estadio INAM. Allí, entre lágrimas, flores y gorras, los compañeros hicieron guardia de honor ante el féretro del pequeño Edwin.

Las investigaciones

En una operación conjunta entre el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, la Policía de Nueva Esparta y la Guardia Nacional, se logró la captura de tres de los cinco miembros de la banda “Los Jumanji”, que opera en el sector Las Piedras del Valle, lugar donde fueron detenidos.

Por el testimonio de los mismos detenidos, se ha determinado que los delincuentes pretendían robar el restaurante donde se encontraban los niños. Al parecer, al percatarse de que los dos menores de edad los habían visto, los ladrones decidieron atacarlos a puñaladas para matarlos y no dejar testigos de su delito.

El comisario Fernando Jiménez Salazar, jefe de la subdelegación del Cicpc Porlamar, en compañía del inspector Manuel González, jefe de la División Contra Homicidios en Nueva Esparta, y la inspectora Karina Montañez, adjunta al jefe de Homicidios insular, informó que han sido privados de libertad por este caso dos adultos, conocidos como Frederyth, de 30 años de edad, y Darwin, de 19 años; y un adolescente de 15 años.

Aún falta por detener a otros dos implicados. Se trata de un hombre apodado el “Cara ’e loco” y otro conocido como “el Pelón”. Este último sería el jefe de la banda y es el único del grupo que ha sido procesado policial y judicialmente, por un caso de droga en 2012.

Los tribunales han librado ya las respectivas boletas de captura contra los dos fugitivos. El comisario Jiménez se mostró optimista al asegurar que pronto serán aprehendidos por los órganos policiales, gracias a las experticias realizadas.

El caso está en manos de las fiscalía Novena y la Séptima, en vista de que esta última atiende la detención del adolescente involucrado en hecho.

La protesta

Al día siguiente del ataque a los dos menores, la comunidad de La Sierra se dirigió al centro de La Asunción, donde protestaron frente a la Gobernación del Estado Nueva Esparta y reclamaron por la inseguridad.

Quemaron cauchos, invocaron a los medios, pidieron más seguridad y firmeza con los azotes de barrio pero, sobre todo, pidieron justicia.

“No es posible que estén matando nuestro futuro, sin ninguna razón”, señaló una de las madres manifestantes.