• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Doble homicidio en Antímano

Las víctimas eran el papá y el tío de un oficial de la Policía Nacional Bolivariana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos hombres fueron ultimados a tiros en el sector Germán Rodríguez de Antímano con la aparente finalidad de robarles la motocicleta en la que circulaban.

Las víctimas fueron identificadas como los hermanos Andrés y Jairo Blanco Manzanilla, de 36 y 42 años de edad, respectivamente. Son además tío y padre de un oficial de la Brigada de Orden Público de la Policía Nacional Bolivariana.

Las muertes ocurrieron el 25 de diciembre a las 11:50 pm cuando ambos se trasladaban en una motocicleta Empire Horse 150 cc. Cinco hombres armados los detuvieron y los conminaron a que entregaran el vehículo. Luego de una breve discusión les dispararon a mansalva.

Estos fueron 2 de los 455 cadáveres que han llegado a la Medicatura de Bello Monte durante el mes de diciembre. Otros dos cuerpos ingresaron a esa instalación procedentes del sector Las Torres de La Vega. A Zakira Crisma Puentes, de 31 años de edad, la mataron a tiros el 25 de diciembre a las 8:00 pm. Fue al lugar invitada por dos amigos que iban en un Fiat Palio azul. Allí intentaron asaltarlos, y ella recibió varios disparos. El viernes a las 5:00 pm ultimaron en ese mismo sector al obrero Domingo Granados, de 36 años, cuando discutió con varios sujetos para defender a su hijo. Fue la quinta persona muerta violentamente en Las Torres desde la semana pasada.


Un poliguárico. En el hospital Vargas murió un oficial de la Policía del estado Guárico, herido el 15 de diciembre por sujetos que le robaron su arma reglamentaria en Calabozo.

El policía Isidro José Jiménez, de 39 años de edad, estaba adscrito a la Zona 2 de la ciudad al sur del estado Guárico.

El día en que lo asaltaron el hombre iba uniformado en su moto personal. Luego de terminar su jornada de trabajo buscó a su esposa y se trasladó a su vivienda en el sector Vicario I.

Cuando se bajaban fueron interceptados por dos hombres armados, que exigieron al oficial la entrega de su arma mientras apuntaban a la mujer.

Jiménez les dijo que no la mataran. Cuando dejaron de apuntarla, él le hizo una seña a la cónyuge, quien corrió. Fue entonces cuando le dispararon cinco veces.