• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Detenidos querían linchar a homicida de sus hijastros

Los bomberos siguen buscando al niño de seis años | Foto Archivo El Nacional

Los bomberos siguen buscando al niño de seis años | Foto Archivo El Nacional

Fue aislado del resto de los presos en Polichacao. No actuó bajo efectos de alcohol ni de drogas determinaron exámenes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alexander Ramírez, de 24 años de edad, el hombre que el domingo pasado lanzó a sus dos hijastros al río Guaire desde el puente de Las Mercedes, en la avenida Lazo Martí, diagonal al CVA, fue aislado del resto de los presos que están en la sede de Polichacao debido a que los detenidos querían lincharlo cuando se enteraron del motivo de su captura.

Desde los calabozos, los aprehendidos gritaban a los policías “Pásalo, pásalo”.

Extraoficialmente se conoció que Ramírez prestó servicio militar y estuvo detenido en Ramo Verde por el delito de estafa.

El hombre admitió que fue a buscar a los niños de 8 y 6 años de edad a su domicilio en la urbanización Soublette de Catia La Mar, estado Vargas. En Caracas los llevó al Parque del Este, jugó pelota con ellos y les compró helados. Después todos abordaron un tren del Metro y bajaron en Chacaíto y desde allí se fueron caminando hasta el puente desde donde los lanzó. Al de 8 años de edad lo empujó, el niño cayó en la orilla del río y pudo asirse a un pedazo de hierro. Un transeúnte logró sacarlo de allí. Después cargó al más pequeño y lo tiró en las aguas crecidas debido a las lluvias. Aunque un ciudadano que vio lo que ocurría se lanzó al río para intentar rescatarlo no lo logró porque la corriente lo arrastró.

Los Bomberos del Distrito Capital prosiguen la búsqueda del pequeño desaparecido haciendo recorridos por las orillas del Guaire.

Se informó que Ramírez fue trasladado el lunes a la morgue de Bello Monte para practicarle exámenes forenses, entre ellos toxicológicos, los cuales revelaron que no actuó bajo influencia alcohólica ni de drogas.

El hombre lanzó a los niños al Guaire para vengarse de su ex pareja, de quien tenía seis meses separado. Fue ella quien decidió romper la relación. Después de la ruptura, Ramírez alquiló una habitación en la pensión Don Carlos, ubicada en la avenida Baralt.