• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Detenido en Polimiranda: Recuérdenles a los Tribunales que existo y sigo aquí

Un joven que dice llamarse Anthony Manuel Acosta Tovar, de aproximadamente 21 años | Cortesía

Un joven que dice llamarse Anthony Manuel Acosta Tovar, de aproximadamente 21 años | Cortesía

Un joven que dice llamarse Anthony Manuel Acosta Tovar, de aproximadamente 21 años, se encuentra recluido desde hace más de 150 días en las Salas de Guarda y Custodia de la Policía de Miranda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Ya no sé qué mes es, perdí la cuenta de las semanas y los días que llevo metido en estas celdas. Estoy desesperado, mi familia y las autoridades gubernamentales se olvidaron que existo, no recuerdan que estoy aquí", afirma un joven indocumentado que se encuentra recluido desde hace más de 150 días en las Salas de Guarda y Custodia de la Policía de Miranda. La información fue difundida a través de una nota de prensa.

Dice llamarse Anthony Manuel Acosta Tovar, de aproximadamente 21 años, la desesperación lo ha llevado a causarse, dentro de las instalaciones policiales, terribles laceraciones en sus brazos, pecho y piernas. Las cicatrices buscan reflejar el dolor de una infancia terrible que fue marcada por el abandono de su madre.

"Tenía tan solo 10 años cuando mi mamá nos abandonó. Yo me quedé bajo los cuidados de mi abuela y mi hermana fue entregada a su madrina. Vivíamos en una casa 7 personas, un tío se encargaba de comprarnos la comida a todos", comentaba Anthony al tiempo que aprieta sus manos en señal de rencor.

Recuerda que su niñez estuvo marcada por la violencia. El abandono de su madre "a quien tanto amaba" dejó un vacío en su alma el cual llenó con las drogas. "Teníamos una casa en La Victoria y nos la quemaron. Mi papá había asesinado a una señora, no recuerdo por qué motivo, y tomaron represalias, incendiaron el lugar y lo perdimos todo".

Sostiene que después de ese acontecimiento se mudaron a Los Teques, su papá fue apresado por las autoridades y ocurrió simultáneamente el abandono de su madre. Su partida de nacimiento quedó reducida en cenizas y el aire esfumó las únicas esperanzas de tener una identidad.

"Consumo drogas desde los 9 años, pura Marihuana, para comprarla le quitaba dinero a mi mamá de la cartera. La conseguía con unos amigos, tomé ese camino", resaltó.

Entre suspiros viaja en su máquina del tiempo y recuerda que desde que tiene uso de razón su padre era consumidor. Deduce que tal vez su adicción inició por querer imitar a su progenitor.

Su primer robo lo cometió a los 13 años, asaltó un autobús de San Antonio de Los Altos con un arma que le "prestó" un amigo, el segundo fue un robo a una agencia de lotería con un facsímil, el tercero lo cometió, acompañado de un adulto, en una joyería con un revólver y finalmente, le arrebató a una señora una Tablet.

Por los tres primeros delitos mencionados estuvo recluido casi 4 años en el Servicio de Protección al Niño, Niña y Adolescente de Miranda (Sepinami), por el último, es por el cual se encuentra detenido en las Salas de Guarda y Custodia de la Policía de Miranda desde hace 5 meses.

"Me soltaban y yo volvía a caer. Me fui de la casa de mi abuela y me hice hijo de la calle, a veces me quedaba con mi papá, otras con unos amigos y una que otra en las avenidas, donde me agarrara la noche", relata.

Precisa que su hermana le prestó el apoyo en sus primeras detenciones. No obstante, le recalcó que si continuaba en el mundo de la delincuencia no contaría más con ella. "No ha venido a verme estos meses que he estado aquí. Yo ni recuerdo cual es el día de mi cumpleaños y ella era la única que se acordaba, me daba siempre un regalito, no saben cuánto la extraño".

Anthony afirma que se siente abandonado tanto por su familia como por las autoridades. Enfatiza que el sentimiento es compartido entre los 180 detenidos que se encuentran en las diversas Salas de Guarda y Custodia de la policía estadal, cuya capacidad es para 150, a la espera de su debido proceso.

"Estando en la calle no recibí ayuda de nadie, ni de mi familia ni del Gobierno Nacional. A veces el diablo te tienta y si no cuentas con un apoyo todo te da igual. Realmente mi vida no ha sido nada fácil", consideró.

El sonido del agua recuerda que es la hora del baño, Anthony tiene que regresar a su celda y asearse. Sus compañeros golpean las rejas al tiempo que gritan "aquí hay enfermos, acuérdense de nosotros".

Finalmente, con un apretón de manos y unos ojos achinados llenos de lágrimas concluye el encuentro. Aquel joven sin identidad aprovecha la ocasión para enviar un mensaje reiterativo a las autoridades competentes: "recuérdenle a los Tribunales que existo y sigo aquí. No soy un animal, sé que tengo derechos".