• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Detenidas 3 mujeres por asesinato de Serra

Van nueve aprehensiones por el caso. De los seis que habrían ingresado a la vivienda para matar al diputado ya están presos cuatro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un tribunal de control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas decretó la detención judicial preventiva de Neira Palomino, Anaya Nadis Orozco y Yusmelys Meregote, por su presunta vinculación con el homicidio del diputado del PSUV Robert Serra y su asistente María Herrera.

En una nota de prensa publicada en la página web del Tribunal Supremo de Justicia se indica, sin precisar la identidad de los jueces y fiscales ni mayores detalles sobre las tres mujeres involucradas, que en la audiencia de presentación el Ministerio Público imputó a Palomino y a Meregote los delitos de homicidio agravado en grado de complicidad no necesaria  y asociación para delinquir; mientras a Orozco se le imputó asociación para delinquir y posesión ilegal de arma de fuego.

La nota oficial  del TSJ tampoco precisa el sitio de reclusión asignado para las detenidas. La flexibilización del rigor establecido en el Código Orgánico Procesal Penal para preservar el desarrollo de las investigaciones, así como la opacidad han caracterizado la información oficial sobre el caso Serra. Por ejemplo, el presidente Nicolás Maduro se ha encargado de anunciar detalles de las pesquisas y algunas detenciones. Lo hizo hace dos días con el Oreja, que supuestamente se entregó. En esa oportunidad dijo que restaba detener a  dos personas. La semana pasada mostró fotografías de tres presuntos autores del doble homicidio: Hemer Ignacio Fariñez Palomino, alias el Eme; Johnny José Padilla, alias el Oreja, y Leiver Padilla Mendoza, alias el Colombia, jefe del grupo. Además de las tres mujeres, hasta el momento se ha anunciado la detención de tres oficiales de Policaracas, jefe de seguridad y escoltas del diputado, Carlos García, Danny Salinas Quevedo y Johnny José Padilla.

Maduro ha insistido en que el crimen fue un sicariato político y que los supuestos autores intelectuales son paramilitares colombianos.