• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Desnivel en pavimento causa accidentes mortales en la GMA

Luego del siniestro del miércoles, en el que una gandola con azúcar se volteó, fue colocada una alcabala que obliga a reducir la velocidad | Foto Alexandra Blanco

Luego del siniestro del miércoles, en el que una gandola con azúcar se volteó, fue colocada una alcabala que obliga a reducir la velocidad | Foto Alexandra Blanco

Luego del accidente del miércoles, en el que una gandola con azúcar se volteó, se colocó una alcabala que obliga a reducir la velocidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sábado, al día siguiente del accidente en el que fallecieron ocho personas al chocar un camión cisterna del Ministerio de Transporte Terrestre con un autobús de pasajeros de la Línea Hacienda Casarapa, aquellos que tomaron una unidad de esa línea tuvieron que hacer algo más que pagar el pasaje para poder viajar: la conductora del vehículo pidió a los pasajeros persignarse y rezar antes de emprender el camino. “Hay que rezar porque esta vía está muy peligrosa”. Luego arrancó la unidad.

La autopista Gran Mariscal Ayacucho acumula, por lo menos, 27 siniestros de gravedad este año. Un desnivel a la altura de Parque Caiza, que abarca los seis canales de la vía, ocasiona que los carros que no bajan la velocidad antes de llegar a este punto se suspendan unos centímetros y algunos pierdan el control en la vía. Justo en ese lugar ocurrió el accidente con el cisterna y el miércoles en la noche una gandola cargada de azúcar impactó con otros vehículos, se incendió y murieron cuatro personas.

Ayer, mientras una cuadrilla de Corpo Miranda recogía el azúcar que quedó dispersada en la vía, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana habilitaron una alcabala a 100 metros del desnivel, pasando el túnel de Turumo. En una pantalla se pedía reducir la velocidad a 70 kilómetros por hora. El máximo permitido en el canal rápido es de 80 kilómetros por hora, 60 en el centro y 40 en el derecho.

La medida se tomó luego de que en menos de una semana se originaran dos accidentes con 11 víctimas. Sin embargo, un conductor de grúa que prestaba el servicio al nuevo operativo de reducción de velocidad y chequeo de unidades de carga pesada manifestó que ha visto siete accidentes en el mismo sector en el último mes.

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana señalaron que aunque hay algunos baches e irregularidades en la carretera, los accidentes ocurren porque los conductores exceden el límite de velocidad. Los camiones y gandolas transitan a 80 kilómetros por hora cuando lo permitido es 40. “Solo se multa a quienes hacen infracciones graves, pero la realidad es que aquí todos los carros van más rápido de lo permitido y esta vía en bajada es muy peligrosa”, expresó uno de los guardias.

Además de la alcabala con la PNB, ayer se hizo un plan piloto con tres motorizados de la GNB que encabezaban en tráfico en cada uno de los canales sentido a Caracas para que los carros no pudieran transitar con más de la velocidad permitida. Se desconoce si la estrategia, conocida como nodrizas y que suele emplearse en durante los asuetos vacacionales, se usará todos los días.

Carlos Bolívar, conductor de la línea de autobuses que se traslada a Guarenas, denunció que hay poca vigilancia en la vía para atender los accidentes. En el kilómetro 10 hay un módulo de la GNB y una estación de Bomberos de Miranda. En la salida del túnel de Turumo permanece una patrulla de la PNB, que desde las 4:00 am hasta las 9:00 am habilitan el hombrillo, en sentido Caracas, para aligerar el tránsito.

Fallas en contraflujo
David Viana, presidente del Comité de Usuarios de la GMA y concejal de Guarenas, denunció que aún no se ha construido la rampa de frenado que prometieron las autoridades, luego del sector Parque Caiza. Señaló que en la vía se necesita una iluminación eficiente, más presencia policial, regulación de horarios para la carga pesada y supervisión de las condiciones mecánicas de la carga pesada y el transporte público.

Viana denunció que el canal contraflujo para transporte público —habilitado por la Gobernación de Miranda y que desde 2009 es manejado por el gobierno central— funciona de forma deficiente. Aseguró que el Ministerio de Transporte prometió ampliarlo y mejorar el servicio, pero no ha cumplido. La demarcación de la vía en contrasentido se hace con conos. Sin embargo, denunció que últimamente se ha reducido la señalización por lo que aumenta el riesgo de que un vehículo vaya en contrasentido.