• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Desmantelan banda de estafadores que robó más de 800 millones de bolívares

Lisandro Marín Villasmil se encuentra tras las rejas, mientras que su cómplice Erwin Méndez se dio a la fuga

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Erwin Méndez Labarca, de 38 años de edad, tenía un modus operandi sencillo: ofrecer a empresarios reconocidos un negocio que parecía seguro, confiable y rentable. Sin embargo, en realidad se trataba de una estafa casi perfecta con la cual logró robar más de 800 millones de bolívares a unas 10 víctimas.

En el año 2013, cuando el dólar cotizaba a 22 bolívares, el maracucho se acercó a posibles clientes que quisieran firmar contratos multimillonarios con la empresa petrolera que presidía, registrada como Venlabca. Ante la evidencia de que se trataba de una compañía sería, los empresarios no dudaron en asociarse con Méndez y depositarle grandes cantidades de dinero. Luego parte de ese dinero era  transferido a las cuentas de Constructora Martam.

Tras estas dos figuras jurídicas, Martam y Venlabca, se refugiaba una banda de estafadores, encabezada por el mismo delincuente y por quienes presidían Constructora Martam, Lisandro Marín Villasmil, de 42 años, y su esposa Carmen Tamiche Ferrer, quien fungía como gerente general.

De acuerdo con el expediente 17484-14 del Juzgado 52 de control, sobre ambos hombres pesan acusaciones por los cargos de estafa y asociación para delinquir. La única diferencia es que Marín se encuentra actualmente detenido a la espera de juicio, mientras que Méndez Labarca y el resto de los integrantes de la banda se encuentran en fuga.

La fiscalía esta investigando la participación de Carmen Tamiche, esposa de Lisandro Marin y gerente general de la Constructora Martam en esta estafa, se espera emitan orden de captura en los próximos días.

Proceso irregular

Durante año y medio las víctimas intentaron recuperar su dinero en diversas conversaciones con el sujeto. Al ver que las mismas resultaban infructuosas, decidieron denunciarlo formalmente.

Según las declaraciones de algunos de los estafados, quienes prefieren mantenerse en el anonimato, el engaño de Méndez no culminó con los depósitos, sino que durante largo tiempo planificó reuniones para conversar y presuntamente devolver el dinero, cosa que nunca ocurrió.

Finalmente, se presentaron las denuncias ante la Fiscalía 9 del Distrito Capital y en la Fiscalía 24 del Ministerio Público, para proceder con la búsqueda de ambos acusados.

A través del Juzgado 52 de control, se procesó la medida privativa de libertad, pero ambos salieron libres bajo medida cautelar, aun cuando la investigación se encontraba en curso. Luego de una apelación, la Fiscalía ordenó recapturarlos y logró ponerlos tras las rejas el 21 de diciembre de 2015.

De nuevo, gracias a una dudosa decisión del juez Héctor Musso, de la Fiscalía de Anzoátegui, los delincuentes fueron liberados, a pesar de que el caso no pertenecía a esa jurisdicción. Méndez aprovechó para escaparse y según testigos “enconcharse" para evitar volver a prisión.

Marín no corrió con la misma suerte y las autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas volvieron a capturarlo el 27 de diciembre.

Estatus actual

Quienes resultaron estafados por esta banda exigen a las autoridades la búsqueda y captura de los otros responsable de los delitos y aseguran que los mismos aún se encuentra en el país.

Por otra parte, solicitan que se lleve a buen término la investigación contra Musso, juez que liberó a los antisociales sin tener jurisdicción para ello.


Marín Villasmil



Médez Labarca