• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Denuncian a policías por desapariciones

Medina llevaba una franela con la foto de su hijo / Antonio Rodríguez/El Nacional

Medina llevaba una franela con la foto de su hijo / Antonio Rodríguez/El Nacional

Oswaldo Antonio Linares y José David Arévalo fueron detenidos por agentes de Sucre el martes y aparecieron muertos el viernes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Ministerio Público inició una investigación sobre las circunstancias en las que fallecieron dos hombres que desaparecieron el martes y fueron hallados el viernes en el sector Villa Esperanza, cerca de Mampote.

Las víctimas fueron identificadas como Oswaldo Antonio Linares Medina y José David Arévalo, de 21 y 24 años de edad respectivamente. Tenían tiros de gracia en la cabeza y señales de tortura.

Inicialmente, fuentes policiales señalaron que las muertes fueron ocasionadas por supuestos ajustes de cuentas entre bandas. Linares fue detenido en 2010 por averiguaciones y liberado poco después, de acuerdo con su mamá Fanny Medina. Sin embargo, la mujer descartó que los homicidios ocurrieron por una pugna entre delincuentes.

Indicó que su hijo fue apresado el martes al mediodía cuando surtía de gasolina a un vehículo Volkswagen rojo, en la estación PDV de Montecristo: “Se bajaron de vehículos de la alcaldía de Sucre y los encapucharon funcionarios policiales. Luego los metieron en las patrullas y se los llevaron”.

Medina fue a la central de Polisucre en La Urbina y le indicaron que su hijo no estaba allí. El automóvil no ha sido recuperado.

La mujer no negó que su hijo tuviera antecedentes. Dijo sin embargo que eso no justifica lo que ocurrió.

Linares trabajaba en una litografía y se había mudado en mayo a un apartamento que le entregó su papá en la urbanización Terrazas de la Vega.

Medina señaló que el problema surgió por la extorsión a la que la víctima supuestamente era sometida por agentes de la policía municipal cuando residía en Sucre. No precisó la razón por la que los uniformados le cobraban a su hijo.

“Él casi no iba para Petare por lo del cobro de vacuna”, dijo la mujer, que trabaja como promotora deportiva en la alcaldía.

Hizo un llamado al alcalde Carlos Ocariz para que se aclare la situación. Indicó tener los nombres de dos de los agentes que supuestamente participaron en la detención de su hijo, pero no quiso divulgarlos.