• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Degollaron a vigilante en colegio en La Silsa

El hombre tenía 12 años trabajando en esa institución. Familiares presumen que lo mataron porque reconoció a los delincuentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer en la madrugada encontraron muerto de una herida cortante en el cuello a Jóvito Mejías, de 53 años de edad, dentro del colegio Fe y Alegría de La Silsa, frente al bloque 1 de la zona. El hombre trabajaba como vigilante en el plantel y fue atacado por un grupo de delincuentes que lo golpeó y lo degolló.
Evelyn Mejías, sobrina de la víctima, informó en la morgue de Bello Monte: “Nos llamaron para avisarnos sobre lo ocurrido. Lo hallaron muerto en el primer piso del colegio. Los delincuentes robaron extintores y bombillos”.
Familiares presumen que a Mejías lo mataron porque reconoció a los delincuentes. Aseguraron que era una persona tranquila y no se involucraba en problemas.
En el sitio trabajaba otro vigilante que se encontraba en la parte de atrás del colegio y en el momento de los hechos no se dio cuenta de lo que pasaba. Mejías tenía 12 años trabajando en el sitio, no era casado ni tenía hijos, vivía en Cúa y cuando le tocaba trabajar se quedaba en la casa de un familiar en Caracas.
“Todos los días le pedía a Dios que no permitiera que la inseguridad tocará la puerta de alguno de mis familiares, pero lamentablemente nos tocó”, agregó la sobrina de la víctima.
En José Félix Rivas, Petare, fue ultimado Jonathan Bolívar, de 18 años de edad, por funcionarios de la Policía de Sucre. La familia relató que el joven dormía en su vivienda cuando los policías allanaron su casa.
Robert Betancourt, familiar de la víctima, afirmó que Bolívar no tenía problemas con nadie, trabajaba como comerciante informal en un puesto de frutas en Petare y vivía con su esposa y su suegra.
Admitió que el joven había estado detenido hace unos meses por averiguaciones del caso de un homicidio, pero había sido solo un día. “Los funcionarios entraron arbitrariamente a su casa sin ninguna orden y lo mataron, él no estaba armado”, agregó.
Durante el fin de semana ingresaron a la morgue de Bello Monte 55 cadáveres.