• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Aumentan linchamientos y golpizas por deficiencia de políticas contra la delincuencia

El video fue difundido a través de las redes sociales | Foto: Ojo

Algunas personas han decidido tomar la justicia por sus propias manos | Foto: Referencial

60% o 65% de la ciudadanía está a favor de los linchamientos, y 30% o 35% no los ve como una solución para disminuir la delincuencia, de acuerdo con Roberto Briceño León, presidente del Observatorio Venezolano de Violencia. Señaló que las reacciones violentas contra la criminalidad se observan incluso de parte del Estado, con los operativos de la OLP. Fermín Mármol León, abogado - criminalista, dijo que que estos mecanismos solo proliferan los delitos. En su opinión, son una muestra más del primitivismo por el que pasa la sociedad venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El hombre cae al pavimento con la cabeza envuelta en llamas. Emite un grito ahogado. Se queda tranquilo por unos segundos, como si intentara resistir el dolor. Pero se sienta y se queja otra vez, mientras el fuego consume su vestimenta y su piel. Vuelve a caer al piso y se impacta con más fuerza. Los vehículos y la gente transitan con tranquilidad. Solo se escucha alguien que dice: "Que siga robando, pues".

Antes de quemarlo, residentes de Los Frailes de Catia golpearon a este presunto delincuente, que habría intentado robar una unidad de transporte público, se reportó a través de un video el 10 de marzo. Se desconoce si está vivo o cuál es su estado de salud.

En otro video, subido también a Youtube, un grupo de personas patea y golpea con palos y palas de construcción a un hombre que, según denuncia uno de los presentes, robó a una mujer embarazada. En un enfoque de la cámara, se ve que le dejan la cara ensangrentada. La piedad lleva a algunas mujeres a pedir a los agresores detenerse. Pero al hombre le bajan el pantalón y le quitan los zapatos. "Ahora sí vas a llorar", le grita alguien. El video termina sin conocerse el desenlace. Este hecho ocurrió el 2 de marzo en la estación de gasolina de La Floresta.

    

Intento de linchamiento en La Floresta | Imagen: Captura


El martes 15 de marzo en la noche, dos presuntos ladrones fueron linchados en Sabaneta, estado Zulia, por intentar robarle el carro a un conductor, informó Panorama.

Estos y otros casos más de linchamientos y golpizas contra supuestos criminales se han notificado este año, pero no existen datos oficiales de la cantidad de veces que han ocurrido. La situación no es nueva: en octubre del año pasado lincharon y quemaron a un presunto delincuente en Petare por intentar robar. Y en noviembre golpearon entre varias personas a un sujeto en la estación del Metro Los Dos Caminos por despojar a una mujer de sus pertenencias.

   

Intento de linchamiento en la estación del Metro Los Dos Caminos | Imagen: Captura


Estas actuaciones ilegales obedecen a las deficientes políticas públicas para proteger a la ciudadanía de la delincuencia. Algunos venezolanos han optado entonces por tomar la justicia por sus propias manos.

Roberto Briceño León, presidente del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), indicó que en lo que va de año han aumentado las respuestas violentas hacia la delincuencia. Acotó que incluso el Estado ha atacado el problema con violencia: a través de los operativos de la Operación para la Liberación del Pueblo (OLP). Entre 60% o 65% de la población justifica los linchamientos, y 30% o 35% no los ve como una solución, de acuerdo con el especialista.

   

Operativo de la OLP en Pariaguán, estado Anzoátegui | Foto: Ministerio de Interior, Justicia y Paz


Generalmente, en tres casos la gente decide matar o intentar matar a golpes a un presunto antisocial, de acuerdo con Briceño León. El primero es que el crimen sea de una magnitud tal como intentar violar a alguien indefenso (niño, discapacitado o anciano). Segundo: la gente piensa que la policía no hará nada y, tercero, creen que si dejan viva a la persona, esta se vengará.

Fermín Mármol García, abogado – criminalista, agregó que los linchamientos igualmente pueden suceder cuando el delincuente comete el crimen contra la comunidad donde reside. "No se mete en el linchamiento al vendedor de drogas ni a los secuestradores", dijo.

Los ciudadanos toman represalias cuando ven que no tienen protección por parte de las instituciones. Surge entonces la privatización de la justicia, como la define Briceño León. El problema es que en algunos casos la persona linchada posiblemente no fue quien cometió el delito. "Desobedece al debido proceso legal".

"La seguridad nunca ha sido una prioridad para la revolución bolivariana (...) Desde 2002 el gasto militar duplica el de seguridad ciudadana", aseguró Mármol García.

Un linchamiento nunca debe justificarse porque en realidad no ayuda a pacificar la sociedad, sino que la empeora, dijo Briceño León. Lo mismo opina Mármol García, quien aseguró que al final los ciudadanos se vuelven otros criminales más. Ejemplificó cómo las Autodefensas Unidas de Colombia, un grupo que surgió con el objetivo de luchar contra organizaciones como las FARC, se transformó al final en otra banda de extorsionadores, secuestradores y traficantes de drogas; incluso clasificado por el gobierno de Colombia y la Unión Europea como terrorista.

"Cometiendo un delito no resuelves otro. Linchar generará pérdida de valores, daño emocional y pérdida de la sensibilidad social. Es una espiral de violencia que manchará toda la sociedad", dijo Mármol García.

Lo más correcto es que las soluciones se lleven a cabo a través de instituciones competentes, a juicio de Briceño León. Mientras más linchamientos haya, y existan menos respuestas oficiales ante el crimen, el delincuente se volverá más violento, agregó.

Mármol García es más tajante. Para él, el linchamiento es otra muestra del primitivismo por el cual transita Venezuela. Señaló que a ese término se suman los saqueos, las invasiones a propiedades privadas y el sicariato. Definió este mecanismo de defensa desde el punto de vista de la psicología criminal: "Es una respuesta o gatillo emocional ante una amenaza que padecen los indefensos. Se pierde la racionalidad, que invade las emociones individualmente y se multiplica colectivamente. El gatillo emocional dispara entonces una conducta capaz de quitarle la vida a otro ser humano".

Agregó que la reacción sucede solo cuando el Estado ha perdido presencia en determinadas zonas de la sociedad. Nombró como ejemplo las zonas de paz, que han alejado los cuerpos de seguridad de algunos sectores.

Redes sociales para divulgar violencia

En noviembre del año pasado fue asesinado Carlos Alejandro Godoy, quien era funcionario de la Policía Nacional Bolivariana. Los maleantes grabaron y divulgaron un video en el que dieron a conocer cómo lo mataron.

Allí se ve a la víctima pidiendo que no lo asesinen, pero la persona que registró el crimen se acerca a él y lo acuchilla. A pesar de que no se ve claramente el delito, se escucha el momento en que Godoy es apuñalado.

   

El funcionario Godoy fue asesinado en noviembre del año pasado | Foto: Captura 


Lo mismo han hecho otros criminales. Y así ocurre con algunos linchamientos e intentos de linchamiento. Los ejecutores los graban y los difunden.

Desde el punto de vista de Briceño León, publicar en redes sociales puede ser una manera de intimidación o de demostrar que se hizo justicia. Explicó que hay un placer morboso en el registro de la muerte y el ejercicio de la justicia.

"Eso ha existido históricamente. Se expresan muchas pulsiones cuando se desea justicia. Por ejemplo, las decapitaciones con guillotinas se hacían públicamente en las plazas de Francia (...) El espectáculo hoy día no es en las plazas, sino en Internet", sostuvo.

Mármol García, en cambio, consideró que se imita de los propios delincuentes. El inconveniente es que otras comunidades podrían copiarla.

Los delincuentes venezolanos se muestran en Internet con la cara descubierta, a diferencia de los propios miembros de Estado Islámico (ISIS), que cuando han divulgado videos en los que aparecen cometiendo asesinatos, se cubren la cara por miedo a que la comunidad internacional los reconozca. Mármol García aseveró que ello evidencia la alta impunidad que hay en Venezuela. El presidente del OVV consideró que los antisociales quieren ser reconocidos y atemorizar a la población.

Fermín Mármol García ofreció algunas recomendaciones para disminuir la delincuencia:

- Sincerar el presupuesto de la nación.

- Nombrar a los mejores ciudadanos en las instituciones de seguridad, sin importar la ideología.

- Predicar el ejemplo. "Soñemos con un país que tenga un presidente que enarbole las buenas costumbres".

En marzo se han registrado nueve linchamientos e intentos de linchamiento: 

2 de marzo: un hombre fue golpeado y pateado por varios estudiantes en la Universidad de Carabobo porque presuntamente intentó robar. 

2 de marzo: un grupo de personas intentó linchar a un presunto delincuente en la estación de gasolina de La Floresta porque habría robado el celular de una embarazada.

7 de marzo: un presunto antisocial fue golpeado y amarrado por sus víctimas porque habría intentado robar las pertenencias de una vivienda ubicada en la urbanización Coromoto, estado Táchira.

10 de marzo: vecinos de la urbanización La Victoria, en Zulia, intentaron linchar a dos hombres que habrían tratado de robar un vehículo. Funcionarios de la policía regional detuvieron a los presuntos delincuentes. Fueron trasladados al Hospital Universitario de Maracaibo.

10 de marzo: vecinos de Los Frailes de Catia lincharon y quemaron a un presunto delincuente que habría intentado robar una unidad de transporte público. Se desconoce si el hombre murió o su estado de salud. 

11 de marzo: habitantes de la urbanización El Cartanal lincharon a un joven de 22 años de edad cuando intentaba robar una moto.

15 de marzo: un hombre de 31 años de edad fue linchado en la urbanización El Calvario de Guarenas porque presuntamente intentó robar en un edificio de la zona. 

16 de marzo: dos hombres fueron linchados en el sector Sabaneta de Maracaibo porque presuntamente intentaron robar un vehículo. 

22 de marzo: dos presuntos delincuentes fueron agredidos por vecinos de La California Norte porque habrían golpeado y robado a una joven en la mañana.