• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“Nunca se espera la muerte de un hijo y menos por manos criminales”

La madre de Julián Cumplido lamentó que nadie esté exento de ser víctima de la inseguridad | Foto: Leonardo Noguera

La madre de Julián Cumplido lamentó que nadie esté exento de ser víctima de la inseguridad | Foto: Leonardo Noguera

Julián Enrique Cumplido murió luego de que le dispararan en el cuello cuando se trasladaba a su trabajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La madre de Julián Enrique Cumplido Rodríguez se mantuvo los dos días del velorio sentada junto a la urna donde estaba el cuerpo de su hijo. En varias ocasiones se levantaba para ver el cadáver, y su esposo, que cumplió años el jueves en pleno velorio, la ayudaba a regresar a su asiento entre sollozos.

“Nunca se espera la muerte de un hijo y menos por manos criminales. Si es una muerte natural, uno se resigna, pero de esa forma no tiene palabras. Él era mi único hijo”, dijo Haydee Rosa de Rodríguez.

Recordó que desde pequeño Cumplido Rodríguez fue estudioso, ordenado y amante del fútbol. Nunca dejó de estar pendiente de sus padres, incluso después de casarse, quienes vivían en el mismo edificio en La Candelaria, a unos pisos de distancia.

Cumplido, quien fue víctima de la inseguridad la mañana del miércoles, estudió en un colegio salesiano en primaria y bachillerato. Luego hizo un TSU en Administración de Empresas y obtuvo la licenciatura en la Universidad José María Vargas, recordó su madre.

“No tengo palabras para decir lo que siento. Ya no me da miedo la inseguridad porque no tengo a mi hijo. Me da tristeza porque mañana puede ser uno de ustedes”, lamentó.

Durante 10 años la víctima trabajó en la editorial Origen. Sus compañeros de labores, junto con los de su esposa y su hijo, se acercaron a la funeraria Los Caobos para despedirlo. Entre las conversaciones destacaba lo alegre que era y la facilidad que tenía para hacer reír a los demás.

En su momento libre le gustaba viajar a España e Italia donde tenía familia. También jugaba futbolito en la Hermandad Gallega. “Era una persona alegre, echador de broma, se llevaba bien con todo el mundo, no tenía problemas con nadie”, comentó Haydee de Rodríguez, quien aseguró que extrañará que su hijo la visite todas las mañanas y tardes.

“No quiero hablar de la inseguridad porque no voy a lograr nada con el gobierno que tenemos”, opinó.

A dos días de la celebración. Christian Cumplido, hijo de la víctima, cumplió la mayoría de edad dos días después del homicidio de su padre. Los planes de irse a Río Chico a celebrar su nacimiento nunca se materializaron.

El joven destacó que al ser único hijo el trato con su padre era de amigos. “Yo crecí haciendo actividades con él. Este año tuvimos la oportunidad de lograr el sueño de jugar en el mismo equipo de fútbol”.

Coincidió con los allegados de Cumplido que estuvieron en la funeraria y lo recuerda como alguien alegre con muchas amistades.  

La versión más viable. Para Antonina De Michele, esposa de Cumplido, las posibles versiones publicadas son inviables.

La hipótesis de que lo mataron para robarle el celular la descartó, pues el disparo lo hicieron desde una moto del lado del copiloto. También desestimó un presunto altercado con motorizados y el arrollamiento de uno de ellos, pues aseguró que había cola en la vía donde le dispararon.

“La versión más viable para mí es que era un sicariato y se equivocaron, porque ninguna de las otras versiones me cuadra. Nunca había recibido amenazas de ningún lado y enemigos no tenía, él era el payaso de la fiesta, el que hacía reír a todo el mundo”. 

El hecho y las versiones

De un disparo en el cuello fue asesinado el miércoles en la mañana Julián Enrique Cumplido Rodríguez, de 47 años de edad, quien laboraba como gerente de Cobranzas de la editorial Origen.

Cumplido Rodríguez había dejado a su esposa en el trabajo y se dirigía al suyo. Murió en el hospital de El Llanito.

Inicialmente se dijo que lo mataron por resistirse al robo de su celular. Sin embargo, unos videos consignados al Cicpc demuestran que detrás de la camioneta de la víctima iban 7 hombres en 4 motos, por lo que presumen sicariato.