• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Cotiza es centro de operaciones de 100 colectivos de Caracas

La rutina en Cotiza tiene desde hace cuatro años un elemento adicional con la presencia de estos gurpos | Foto: Omar Véleiz/El Nacional

La rutina en Cotiza tiene desde hace cuatro años un elemento adicional con la presencia de estos gurpos | Foto: Omar Véleiz/El Nacional

Miembros del Frente 5 de Marzo muestran sus dos lados a los vecinos: intimidan y roban. También organizan las colas de los servicios públicos y hacen alarde de su labor social, siempre amparados en sus armas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el barrio Cotiza, en la parroquia San José en Caracas, vecinos y comerciantes saben cómo operan los miembros de los colectivos 5 de Marzo y Waraira Repano. Conocen cómo se visten, a quiénes cobran vacuna y han presenciado asaltos masivos cometidos por ellos, pero no denuncian por miedo.

En lo que fue la Comandancia General de la Policía Metropolitana, y que en 2011 el Ministerio de Interior ordenó traspasar a la PNB, cuatro funcionarios custodian la entrada. Sin embargo, no es una sede policial. Allí funciona la Ciudad Socialista Frente 5 de Marzo que alberga damnificados y es el centro de operaciones de la organización homónima que agrupa a 100 colectivos de Caracas que desde hace 4 años mantienen el control en el barrio.

Los oficiales no permiten el ingreso de vehículos. En el pavimento está escrito a quién pertenece el lugar. En letras amarillas se lee la palabra “colectivo”. Hay una pequeña valla con la imagen de Chávez y de Nicolás Maduro que identifica el Frente 5 de Marzo; las paredes tienen murales con las caras de Eliécer Otaiza y de Juan Montoya, así como el logo del Movimiento por la Paz y la Vida.

Hablar con residentes de Cotiza permite medir el temor a estos grupos armados que se desplazan en motos de alta cilindrada, con radios portátiles, visten chaquetas negras y algunos ropa camuflada, pero también revela la resignación de otros: “Ellos acabaron con los delincuentes que vendían droga y se apoderaron de esos territorios. Si algún vecino les confirma que un malandro los molesta, salen a defenderlos y son capaces de matarlo. Sentimos miedo porque saben en dónde vive cada quien y a qué se dedica, pero admitimos que, de alguna forma, los colectivos han regresado el orden al barrio”, relató una vecina que desde hace 40 años vive en Cotiza.

La mujer encuentra aspectos positivos y negativos de la presencia de los colectivos en el sector: “Aquí siempre fue un caos cuando llegaban los camiones con bombonas de gas; como no eran suficientes por la cantidad de gente, se formaban trifulcas entre vecinos. Pero ahora los colectivos organizan las filas y mantienen la calma. Lo mismo pasa con las colas en las bodegas y supermercados, pero también a veces asaltan en masa”.

Otro habitante de Cotiza denunció que miembros de los colectivos se valen del control que tienen en la zona y de las armas que exhiben para delinquir en el barrio: “Como si fuese un operativo policial obligan a grupos de personas a que se peguen contra la pared con las manos arriba para quitarles carteras, celulares y otras cosas. Recuerdo que hace unos meses llegaron cuatro motorizados con sus parrilleros a la esquina de San Luis y sometieron a todos para asaltarlos. Con los años hemos visto cómo esos grupos han crecido con apoyo de colectivos del 23 de Enero, Catia y otras parroquias”.


“Trabajamos por la comunidad”

José Miguel Odreman, líder del Frente 5 de Marzo es el sargento primero jubilado de la extinta Policía Metropoliana. Asegura que el objetivo de la organización –integrada por 5.000 personas aproximadamente– es trabajar a favor de las comunidades.

El frente congrega a 100 colectivos de la Gran Caracas que se reagruparon a raíz del asesinato de Juan Montoya, el 12 de febrero en el centro de Caracas. Montoya lideraba el Secretariado Revolucionario.

Al trabajo de su colectivo Odreman atribuye mejoras en la comunidad que deberían corresponder a la acción de los cuerpos policiales del Estado. “Nuestra misión es trabajar por la comunidad y por recuperar espacios. Desde hace cuatro años, que estamos en San José de Cotiza, bajó la criminalidad en 60%, redujimos los homicidios y logramos desarticular bandas de narcotráfico”, resaltó.

Señaló que aproximadamente 550 hombres y 150 mujeres del colectivo trabajan en labores sociales y de seguridad en Cotiza: “Aquí hemos asumido funciones de policías, tenemos proyectos culturales y socioproductivos, pero lamentablemente la gente nos sataniza como colectivos y no entiende nuestra razón de ser”. Pasar a la “vida colectiva” como Odreman llama su actividad, requiere un curso de formación ideológica de cuatro meses. La razón de ser de estos grupos sería la “defensa integral”, establecida en la Ley de Consejos Comunales, aseguró el policía jubilado.

El líder del Frente 5 de Marzo dijo que no han invadido casas de la zona ni han extorsionado a comerciantes como lo afirman los vecinos de Cotiza: “Es falso que hayamos invadido propiedades. En cuanto a los hombres que custodian algunos comercios, se trata de algunos exmetropolitanos que antes hacían funciones de seguridad en negocios y que ahora integran nuestro frente”.