• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Consternación por asesinato de capellán de la Marina

Velan al padre Reinaldo | Omar Véliz

Velan al padre Reinaldo Herrera | Omar Véliz

Reinaldo Herrera Lures, de 50 años de edad, estaba desaparecido desde el jueves a las 10:00 pm. Su cadáver fue hallado el sábado a la 1:00 pm en la Gran Mariscal de Ayacucho, a la altura del Distribuidor Mampote. La policía presume robo como móvil en el crimen

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El asesinato del padre Reinaldo Herrera Lures, de 50 años de edad, causó consternación. Desde que se conoció de su desaparición el jueves pasado a las 10:00 pm, representantes y autoridades académicas de varios planteles educativos en los que era capellán, así como también los miembros de la Infantería de Marina, activaron labores de búsqueda junto con sus familiares para dar con él.

En el colegio Champagnat, en donde trabajó durante 10 años, padres y representantes se reunieron ayer desde antes de las 8:00 am para organizar la logística de la eucaristía y del velorio que realizaron en la institución.

Emilia Chávez Lures, tía del capellán, explicó que su sobrino fue uno de los sobrevivientes del deslave de Vargas en 1999: “Él apareció en el Domingo Luciani porque lo llevaron en helicóptero, pero su madre que es mi hermana y mi sobrina murieron en la tragedia. Reinaldo era muy dulce, bautizó a varios nietos míos y casó a mi nieta”, dijo entre lágrimas la mujer.

Fanny Tomasi era una de las representantes conmovidas por el crimen. La mujer fue la última persona que vio al cura el jueves por la tarde en el colegio Champagnat. Ese día, después de haber ido a trabajar a otro plantel educativo ubicado en Catia, Herrera fue a casa de unos amigos en Caurimare y como se le hizo tarde para ir a su casa en La Guaira, bajó a guardar su vehículo en el estacionamiento. Desde ese entonces perdieron su pista.

“Era un sacerdote que le gustaba aconsejar a los muchachos para que eligieran un buen camino. El jueves lo vi a las 4:00 pm cuando se fue del colegio a las 4:00 pm. Él me estaba ayudando a conseguir una casa hogar con unas monjas para una señora de 75 años que estaba siendo desalojada de su casa por su hermana. El padre Reinaldo era un hombre íntegro que ayudaba a cualquier persona”.

Ayer paulatinamente allegados y conocidos del sacerdote llegaron al colegio Champagnat para despedirlo. Algunos padres de los alumnos del plantel educativo escribieron mensajes en las carteleras del colegio que hasta el final de la tarde exhibía varios arreglos florales y coronas fúnebres.

Fue a las 4:05 pm que llegó el féretro de Herrera para su velorio. El cadáver del cura había sido trasladado a la medicatura forense de Los Teques y, previo a su velorio, el cuerpo fue preparado y vestido en la funeraria de Los Palos Grandes.

El sábado los familiares y allegados del cura conocieron que funcionarios policiales hallaron su cadáver en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, a la altura del Distribuidor Mampote. Al sacerdote lo asesinaron de dos disparos en el abdomen y en la cabeza.

Sin pistas. Hasta ayer la policía judicial desconocía el móvil del homicidio. Sin embargo, una fuente dijo que entre las hipótesis no descartan el robo. Esa noche que el sacerdote bajó a aparcar su vehículo, en el garaje de las residencias Caurimare, ubicadas en la avenida principal de la urbanización, sus amigos se acostaron a dormir, pero después sintieron el ruido del televisor y la luz prendida de la habitación, donde él iba a dormir. Al percatarse que no estaba, bajaron a buscarlo y hallaron el auto de Herrera sin signos de que fuese violentado.

Una representante del colegio Champagnat aseguró que el día que desapareció el sacerdote una vecina de las residencias Caurimare fue sometida por delincuentes, mientras paseaba a su perro, para que los llevara a su apartamento en donde posteriormente habrían ingresado y se llevaron objetos de valor.

“La inseguridad en Caurimare está horrible. Esta mañana, mientras estamos tocados por la muerte del padre, nos enteramos que a pocos metros del colegio asesinaron dentro de su vehículo al gerente de la farmacia Provemed de Caurimare”, expresó la mujer.

“Un ser inigualable”

Hernán Sánchez Porras

Obispo Ordinario Militar

“Estamos tristes por la pérdida del sacerdote que era un gran apoyo en nuestra diócesis. Este lunes a las 11:00 am, antes de su sepultura, voy a dar una misa en el Champagnat en su nombre”.

Milagro Bustamante

Directora colegio Champagnat

“Fue un ser inigualable. Todas las personas aquí sentimos un miedo inmenso desde el viernes cuando nos enteramos que estaba desaparecido. La inseguridad nos está matando".

Trayectoria

. Fue capellán de los colegios Champagnat, Claret, de la Unidad Educativa José Prudencia Padilla, ubicado en Catia, y de la Infantería de la Marina.

. Antes del deslave de Vargas, el cura tenía una casa hogar para niños y adolescentes en Caraballeda.

. Una amiga del sacerdote dijo que el jueves pasado Herrera tuvo un día normal y que incluso en Catia al final de la tarde llegó a comprar una de sus meriendas favoritas: “Ese día compró el yogur que tanto le gustaba tomar. Cuando no se compraba esa bebida, le gustaba comer gelatina con leche condensada”.

. Sus restos serán velados hoy en el Cementerio del Este después de la misa que le realizará el Obispo Ordinario Militar, Hernán Sánchez Porras, a las 11:00 am en el colegio Champagnat. Ayer el Obispo de La Guaira, Raúl Biord, dirigió la eucaristía realizada en el plantel.