• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Los pecados de “Lucifer”, el demonio que convirtió a El Cementerio en su propio infierno

"Lucifer" fue ultimado en los Altos Mirandinos | Foto: Archivo

"Lucifer" fue ultimado en los Altos Mirandinos | Foto: Archivo

El ministro González López acusó a “Lucifer” de ser el principal distribuidor de drogas y armas en la ciudad capital

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades venezolanas finalmente dieron de baja este viernes a Oswaldo Oropeza, conocido como “El Lucifer”, quien sin duda era el delincuente más buscado de Caracas y que –presuntamente- era lugarteniente del “Picure”, el más buscado del país.

A diferencia de los últimos altos criminales caídos en procedimientos enmarcados en la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) y en otras acciones policiales, se desconoce con detalle todo el prontuario de “Lucifer”.

Fuentes policiales no lograron dar nombres de quienes han sido víctimas del líder negativo que controlaba las zonas de El Valle, Cota 905 y El Cementerio, famoso también por vigilar sus “plazas” con drones y demás equipos de tecnología de punta.

Sin embargo, el ministro de Interior y Justicia, Gustavo González López, presentó de manera general, ante el país, los delitos más conocidos del malhechor.

“Lucifer” era principalmente conocido por pagar en dólares a sicarios que masacraban policías y, según el cuerpo policial al que perteneciera el funcionario en la mira, el valor de la recompensa variaba. Autoridades policiales han asegurado que el antisocial pagaba 300 dólares por policía municipal, Nacional o Cicpc; 400 dólares por GNB; y 500 por cada funcionario del Sebin.

Oropeza también era señalado de ordenar toques de queda en El Cementerio y zonas cercanas. Así como de reclutar adolescentes de las barriadas que controlaba para que colaboren con sus actividades delictivas.

González López acusó “Lucifer” de ser el principal distribuidor de drogas y armas en la ciudad capital.

El ministro agregó: “Mantenía alianzas con bandas de Santa Rosalía y los Valles del Tuy dedicadas al homicidio, extorsión, secuestro, robo, hurto, tráfico de armas, desalojo forzoso de personas. Además ofrecía pago en moneda extranjera por el asesinato de funcionarios policiales y militares. Estaba señalado como el principal traficantes y distribuidor de drogas en Caracas, especialmente en planteles educativos tras mantener fuertes lazos con carteles colombianos”.

Guerra de bandas

El pasado 21 de marzo, “Lucifer” –junto a “Cabeza de Bruja” y a “Loco Leo”- movilizaron 150 hombres de tres grupos hacia El Valle que llegaron para acabar con la banda de “Franklin, El Menor” y tomar el control del mercado de drogas en el sector.

La calle 19 de abril se convirtió en el “campo de batalla” donde fueron asesinados más de 10 hombres. Tras horas de tiroteo, el barrio fue tomado por comisiones de la Policía Nacional Bolivariana, divisiones del Cicpc y de la Guardia Nacional.

En El Valle, “Lucifer”  lideraba al menos las calles 7 y 8.

Según indicó una fuente extraoficial, este “cambio de gobierno” se habría dado porque “El Menor Franklin” se rehusó a unirse a una sociedad delictiva en la que estaban unidos “Lucifer”, “El Picure”, “El Koala”, Tren de Aragua, entre otros.

Finalmente, según indica la policía, “Menor Franklin” murió calcinado dentro de una vivienda –junto a otros tres hombres- por la explosión de una granada.