• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Comisario Hernández fue asesinado con su propia arma

Hernández tenía 20 años de servicio | Foto Archivo

Hernández tenía 20 años de servicio | Foto Archivo

El jefe de Seguridad del Banco de Venezuela había manejado toda la noche para buscar a su esposa que llegaba de un viaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Poco antes de que lo mataran, el comisario del Servicio Bolivariano de Inteligencia Luis Enrique Hernández Sanguino envió un mensaje de texto con uno de los tres celulares que llevaba en su camioneta: “Voy a recibir a mi esposa, lo más bello de mi vida”.

Las investigaciones determinaron que esa última comunicación fue efectuada en el trayecto de Guarenas a Caracas el 20 de noviembre en la madrugada. Antes hizo una llamada cuando pasaba por Boca de Uchire. Hernández, de 42 años de edad, había salido la noche anterior de Ciudad Bolívar para buscar a su mujer, Lili Lapeña, en el aeropuerto de Maiquetía.

Cuando no llegó a la cita los familiares denunciaron su desaparición en la policía judicial de la capital de Bolívar, en el Sebin y en el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros de la Guardia Nacional.

El cadáver del comisario, que tenía 20 años de servicio en la policía política, fue hallado por funcionarios de Polimiranda en el retorno de Parque Caiza, carretera vieja Petare-Guarenas. Los restos estaban en avanzada descomposición. La inspección determinó que lo mataron el 20 de noviembre lo que permitió descartar la posibilidad de un secuestro.

El cadáver tenía varios carnets y un anillo que lo identificaba como practicante de la masonería. Pero la pistola y la camioneta Toyota Fortuner gris, modelo 2012 aún no han sido recuperadas.

Algunos deudos querían cremar el cadáver, según fuentes policiales, pero se les notificó que eso no podía hacerse en virtud de que fue víctima de un homicidio.

Hasta comienzos de año el comisario se desempeñó en la jefatura de la base del Sebin en Ciudad Bolívar. Una fuerte afección estomacal que padeció en 2011 le impedía ejercer cargos operativos o que implicaran alto esfuerzo físico. En la institución apreciaban su capacidad para el estudio. Por eso lo enviaron en comisión de servicio al Banco de Venezuela.

Las pesquisas fueron asumidas por la División contra Homicidios de la policía judicial. Allí creen que Hernández fue una víctima más de los ladrones de vehículos que operan entre Guarenas y Caracas, pero los familiares no descartan otras posibilidades debido a las investigaciones que desarrollaba en la entidad bancaria.

Hay una persona detenida por tener en sus manos uno de los celulares de la víctima.