• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Colectivo de 23 de Enero declaró guerra a Cicpc y no quiere verlo en la zona

Miembros del grupo advirtieron que no dejarán que funcionarios y unidades transiten en el lugar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El miércoles en la noche, un colectivo del 23 de Enero no se limitó a intentar tomar la sede de la subdelegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas en Propatria, sino que le declararon la guerra.

Los integrantes de ese grupo habrían gritado frente al organismo policial que no quieren ver en su territorio ni a funcionarios ni patrullas de esa institución, señaló un testigo.

A la sede policial llegaron 50 o 60 hombres aproximadamente, que además de vociferar consignas intentaron tomar la dependencia para tratar de rescatar a Adinson José Pérez Silva, de 19 años de edad, detenido por las averiguaciones relacionadas con el homicidio de Pablo Marín Meléndez, de 43 años de edad, funcionario del Sebin que laboraba como escolta de Rafael Ramírez, presidente de Pdvsa y ministro de Energía y Minería.

El hecho ocurrió el 18 de noviembre en la noche en el bloque 1 de Monte Piedad, en el 23 de Enero, donde la víctima estaba con unos amigos. En el suceso además hirieron a Hendrix Barrios Siso.

Los autores del homicidio de Marín Meléndez fueron tres hombres encapuchados que llegaron en dos motos.

Antecedentes

Se informó que Pérez Silva reside en el sector Cristo Rey del 23 de Enero, y que además de ser investigado por el caso del escolta de Ramírez, también lo averiguan por otros homicidios. Es también integrante del colectivo que pretendió tomar la sede policial para rescatarlo.

El grupo de hombres llegó a la subdelegación oeste en motos y autos, y como tuvieron que retirarse sin cumplir su objetivo, mantuvieron en jaque a los habitantes del 23 de Enero y a los automovilistas que se desplazaban por los sectores que trancaron, entradas a esa parroquia, avenida Sucre y Morán. Quemaron basura y cauchos, e hicieron disparos al aire para amedrentar, pero no se registraron heridos.

Víctimas

Carlos Varguillas, de 23 años de edad, es una de las cinco víctimas que hubo en noviembre en la parroquia 23 de Enero. En la morgue le asignaron el número 496. Lo mataron el jueves a las 10:00 pm en el bloque 31, Zona E, de la parroquia 23 de Enero.

El hombre llegó al sitio en mototaxi y lo esperaban la mamá de su hija con la bebé, que tiene pocos meses de nacida. Cuando Varguillas tomó a su hija en brazos, llegaron hombres en motos y le ordenaron que entregara la criatura a la madre. Después que lo hizo, le dieron cuatro tiros, pero no lo robaron. Varguillas murió en el sitio. Vivía en Sierra Maestra, era el segundo de tres hermanos y estaba desempleado.

El miércoles a las 11:00 pm ultimaron en Monte Piedad, en la misma parroquia, a Jesús David Carrasquel, de 26 años de edad, cuando llegaba a su casa. Le dieron cuatro tiros y le robaron la moto Empire, su pistola Beretta y 2.000 bolívares.

Carrasquel era el tercero de cuatro hermanos y laboraba como técnico I en Infraestructura de la Defensoría Pública. Era padre de un niño de 5 años de edad.

El 7 de noviembre, a las 6:00 am, hallaron el cadáver carbonizado de un hombre en una camioneta que presumían era una Eco Sport desvalijada y parcialmente quemada en las adyacencias de la redoma del bloque 37, zona central, en la parroquia 23 de Enero.

Encontraron además el cuerpo de Rey César Ramírez, de 32 años de edad, en las riberas del río Guaire, en la avenida Río de Janeiro. Lo mataron de varios tiros. Fue capturado la noche anterior por encapuchados en el bloque 50 del 23 de Enero.

La Cifra

5 Hombres fueron asesinados en varios sectores de la parroquia 23 de Enero durante el mes de noviembre, señalaron fuentes.

Otras noches

El intento de la toma de la subdelegación del Cicpc del oeste no es el único hecho protagonizado por un colectivo de la parroquia 23 de Enero.

La noche en que mataron a Pablo Marín Meléndez, escolta de Rafael Ramírez, cerca de 100 funcionarios de la Guardia Nacional y de la policía judicial fueron desplegados en Monte Piedad para capturar a los autores del homicidio de Marín Meléndez, pero fueron hostigados por miembros de un colectivo de la zona para impedir que los investigadores detuvieran a los implicados en el hecho. Hace dos años, desde la tarde hasta la noche, también se registraron disturbios cuando una comisión de funcionarios de la policía judicial y la Fiscalía hacían una inspección en un mural en el sector El Observatorio.