• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Cicpc identificó a 10 hombres como los homicidas de Eliézer Otaiza

Eliecer Otaiza / Archivo

Eliecer Otaiza / Archivo

Investigadores practican allanamientos en tres municipios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La División Contra Homicidios del Cicpc tiene plenamente identificados a los homicidas del mayor del Ejército Eliézer Otaiza, presidente del Concejo Municipal de Libertador, cuyo cadáver fue hallado el sábado pasado en un barranco de unos 20 metros de profundidad en el sector La Araguata con San Andrés, carretera La Mata-Turgua, municipio El Hatillo.

Los investigadores calculan que no menos de 10 sujetos atacaron a la víctima para despojarla no solo de su camioneta Toyota Land Cruiser, gris, placas GCJ-811, sino su ropa además de objetos de valor como su celular y el arma de fuego.

Las comisiones del Cicpc practican allanamientos desde las 2:00 am de ayer, en Turgua, sectores del municipio Baruta así como en zonas de Caracas tras la pista de los autores del homicidio.

De acuerdo con el resultado de la autopsia Otaiza fue ultimado de dos tiros. Se determinó que no fue torturado y que las excoriaciones que tiene en diferentes partes del cuerpo, así como los golpes en la cara, se produjeron cuando lo lanzaron al barranco. El rostro no estaba desfigurado.

Trascendió que el Cicpc localizó y entrevistó a vecinos de Turgua que fueron testigos del momento en que al presidente del Cabildo caraqueño lo arrojaron al precipicio.

Los entrevistados aportaron suficiente información para identificar a los homicidas y obtener más detalles del caso. Entre tanto los investigadores realizan un rastreo telefónico porque al parecer los homicidas de Otaiza están utilizando su celular.

La inspección y el barrido hechos a la camioneta de la víctima, recuperada por una comisión de Polibaruta el domingo pasado en la madrugada, entre los sectores de Ojo de Agua y Monterrey, también son evaluados porque aportaron información y evidencias muy útiles para el esclarecimiento del hecho y serán incorporadas al expediente que se instruye por este caso.

Los investigadores están reconstruyendo el trayecto que hizo Otaiza desde que salió del 23 de Enero donde estuvo en la celebración del primer año del Gobierno de Calle que inició el presidente Nicolás Maduro. En ese recorrido van a determinar cada uno de los lugares donde estuvo la víctima y a quiénes contactó.
 
Retenciones preventivas. Un total de 25 personas fueron detenidas durante allanamientos realizados por el Cicpc ayer en la madrugada en los barrios El Peñón y La Palomera, en el municipio Baruta, entre los que se encuentran 3 mujeres y 3 adolescentes. A las 5:00 am los despertaron y detuvieron. 13 de ellos residen en El Peñon y 12 en La Palomera.

Los menores de edad cuentan con 15, 16 y 17 años de edad. Dos de ellos son hijos de una señora que no quiso identificarse. “Están siendo interrogados, pero no están implicados”, aseguró la mujer. Los detenidos fueron sentados en el piso de la División contra Homicidios en la avenida Urdaneta.

La policía investiga las bandas de ladrones de vehículos que operan en el sector donde hallaron el cadáver.

Dos veces reincorporado
Por Javier Ignacio Mayorca
 
Eliézer Reinaldo Otaiza Castillo formó parte de una casta del Ejército cuyos miembros fueron exaltados por su servicio a la “revolución bolivariana” como si hubiesen entregado la vida en el combate.

Esto explica por qué se hizo acreedor en dos oportunidades de una gracia presidencial que, según la tradición castrense, está destinada solo a aquellos que demostraron arrojo en el campo de batalla: la reincorporación seguida del ascenso al grado superior.

En la era de Hugo Chávez fue un reconocimiento simbólico a los sacrificios del oficial para que el líder del 4 de febrero pudiera llegar a Miraflores. Otaiza, quede claro, desertó luego de ver que el golpe del 27 de noviembre había fracasado.

Maduro, en cambio, necesitado de aliados para cimentar su liderazgo en la FANB, decretó otra vez la reincorporación y ascenso de Otaiza y lo dejó en situación de actividad. Cuando lo mataron ostentaba el grado de mayor y además presidente del Ayuntamiento del municipio Libertador.

En sus 48 años de existencia, Otaiza desempeñó los cargos más diversos. El más polémico sin duda fue la jefatura de la Disip (2000-2002). Allí aprendió que buena parte de los enemigos del régimen medraba en sus entrañas. Investigó a generales activos de la GNB por corrupción en aduanas, y a algunos del Ejército, también por manejos irregulares en la gestión de planes sociales y la formación de los círculos bolivarianos.

Luego de la crisis política de 2002, Otaiza asumió un bajo perfil hasta que en septiembre de 2004 Chávez lo nombró presidente del INTI. Allí se reveló otro aspecto de su personalidad, pues a pesar de sus responsabilidades siempre encontró tiempo para la velada en la discoteca, el trago en el bar. En junio de 2005, luego de una noche en El Sarao se estrelló en la moto que conducía y mató a su acompañante, María Gabriela Tablante.

Otaiza se recuperó de las lesiones y fue sobreseído con rapidez. El régimen no lo abandonó. En 2012 reapareció como director del terminal La Bandera. Luego lo eligieron concejal de Libertador.