• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Cicpc busca a banda por doble crimen

10 hombres mataron a Esmeralda Blanco y a una de sus hijas cuando ellas le reclamaron por invadir uno de los pisos de su vivienda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La policía judicial busca a diez hombres -presuntos integrantes de una banda- que serían los responsables del doble homicidio de Esmeralda Marcela Blanco Serrano, de 52 años de edad; y de su hija Katiuska Yadira Blanco, de 33 años de edad, ultimadas con disparos el jueves al mediodía en una vivienda de tres niveles de la calle Altavista, sector El Tanque, parte alta del barrio Unión de Petare.

Blanco Serrano murió en la casa, de su propiedad, que había sido invadida desde hacía 15 días por varios hombres. Su hija falleció durante la intervención quirúrgica en el hospital Domingo Luciani de El Llanito.

Las víctimas dejaron, cada una, cinco hijos. Blanco Serrano era nativa de la zona de San José de Barlovento, estado Miranda, y junto con su hija Katiuska Yadira vendía ropa como trabajadora informal en los alrededores de la estación del Metro Petare, informó una amiga de la familia que llegó a la morgue. Con este doble homicidio van 102 mujeres asesinadas en la Gran Caracas en lo que va de 2013.

Cuando Blanco Serrano se enteró de que este grupo había invadido uno de los niveles de la vivienda -los otros dos están alquilados- le pidió a esos hombres en varias oportunidades que desalojaran el lugar, pero ellos hicieron caso omiso. Aparentemente los individuos habían proferido amenazas de muerte contra la dueña de la residencia.

Esta vez la mujer retornó con su hija y dos nietas. Una de ellas, de 12 años de edad, se salvó porque se ocultó en un baño y la otra hizo lo mismo cuando advirtieron que los hombres estaban armados y comenzaron a disparar.

Blanco Serrano recibió un disparo en el pecho, que también la hirió en la mano izquierda. A su hija le dieron un tiro en la región frontal izquierda.

La amiga de las víctimas dijo que en este caso piden que se haga justicia. “Esmeralda fue a pedirles que salieran de su casa”.

Cree que los individuos invadieron la vivienda de la mujer -que se había mudado a la población de Santa Lucía- porque está en una zona popular y ellos no serían capaces de hacer lo mismo en una quinta que esté deshabitada en una urbanización de esta ciudad.

Indicó que Blanco Serrano trabajó durante muchos años para levantar esa vivienda de tres niveles y que luego decidió arrendar cada piso. En el nivel que fue invadido no tenía inquilinos.