• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Revisan culpabilidad de funcionarios del Cicpc en masacre de Carúpano

Los sepelios de los hermanos Salazar Rodríguez y Suniaga Moreno movilizaron a la comunidad de Playa Grande por las calles de Carúpano | Foto: María Iguarán

Los sepelios de los hermanos Salazar Rodríguez y Suniaga Moreno movilizaron a la comunidad de Playa Grande por las calles de Carúpano | Foto: María Iguarán

Familiares repitieron exigencia de una rápida resolución del caso o tomarán las calles en protesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El comisario Luis Carlos Marcano, jefe de la subdelegación del Cicpc de Carúpano, estado Sucre, y los dos detectives de ese despacho que fueron detenidos para las pesquisas relacionadas con la muerte de tres pescadores y un mecánico el sábado a las 11:20 pm en esa población, podrían ser inocentes de las acusaciones de ser los victimarios en el cuádruple homicidio, se pudo conocer extraoficialmente.

Presuntamente la muerte de esas personas sería responsabilidad de miembros de una banda que dirige un hombre apodado el Niche, quien habría atacado a esas personas junto con otro hombre conocido como el Melenudo. Esta organización se dedicaría al sicariato y tráfico de drogas, y tendría rencillas con otros grupos. La fuente indicó que dos de las víctimas eran personas sanas y trabajadoras.

Los fallecidos son los hermanos Daniel José Salazar Rodríguez, de 26 años de edad, y Jesús Alberto Salazar Rodríguez, de 23 años de edad; además de Jean Carlos Suniaga Moreno, de 20 años de edad, y Carlos del Valle Millán, de 56 años de edad. Los cuatro regresaban en dos motos de la celebración de un cumpleaños y habrían sido atacados por el Niche, de 46 años de edad, y el Melenudo, residenciados en Brisas de El Carmen y Playa e’ Sal. Esta banda tendría rivalidad con integrantes de otros grupos que viven en Playa Grande y Canchunchún, indicó el vocero. Las motos de las víctimas habrían sido recuperadas por los familiares que las mantienen ocultas.

Los presuntos autores del hecho portaban armas de fuego con cargadores extra largos. Testigos del hecho tienen temor de declarar porque fueron amenazados de muerte.

Marcano, jefe de la subdelegación del Cicpc de Carúpano, pasó el sábado en una playa con familiares y un amigo. Cuando le avisaron lo ocurrido estaba ebrio. No obstante, llamó a la sede policial y pidió a dos detectives de guardia que fuesen al sitio mientras él también se dirigió al lugar en una unidad policial. Marcano, con un arma en la mano, reclamó y discutió con los policías estadales por no preservar el sitio del suceso.

La pesquisa se orienta a establecer si es cierto que un dirigente de Playa Grande fue quien instigó a la población a ir a la sede del Cicpc a la que causaron destrozos y se llevaron dos pistolas. Ese grupo sindica al Cicpc de ultimar a los cuatro hombres.

Militarizados. En la población de Carúpano, municipio Bermúdez, específicamente en Playa Grande, los ánimos volvieron a caldearse porque las calles estaban siendo monitoreadas por militares. La tensa calma se incrementó después de las 10:00 de la mañana debido al sepelio del mecánico Carlos del Valle Millán, de 52 años de edad, que fue sepultado en el cementerio de San José de Aerocuar, en el municipio Andrés Mata.

Tomarán calles

En el funeral no cesaron las exigencias de los familiares para que se haga justicia en este caso lo más pronto posible, si no tomarán las calles otra vez. Un grupo de motorizados que aguardaba en la avenida principal de Playa Grande gritaron: “Estamos dispuestos a morir y a tomar acciones más serias que la del sábado si nos salen con una sorpresa y dejan libres al comisario y a los otros detectives”.

La caminata del funeral se apoderó de la vía nacional Carúpano-Cumaná. En el cruce de Los Bloques con la vía Carúpano-Cumaná se presentaron momentos de tensión porque un numeroso grupo de personas y motorizados querían entrar hasta la sede del Cicpc, la cual estaba fuertemente custodiada por militares.

Mientras sepultaban a los hermanos Salazar Rodríguez y Suniaga Moreno, el comisario Luis Marcano, el detective José Fernández Cabrera y Cesar Rondón Alcalá fueron presentados en una primera audiencia ante el Segundo Circuito Judicial. Ana Salazar, hermana de los dos pescadores asesinados, asistió junto con otras seis personas. Otros testigos no quisieron declarar por miedo a ser detenidos.

Salazar relató que la Guardia Nacional Bolivariana llegó el lunes a las 8:00 pm al lugar del funeral para llevarse a los testigos. Esa noche testificaron Salazar, Brenda Villaroel, Isanny Villarroel, María Eugenia Moreno y otras dos personas más. En la declaración oficial señalaron al comisario Luis Marcano como el presunto autor del cuádruple homicidio y dijeron que los otros dos funcionarios también estaban en el lugar. Está programado que estas siete personas participen como testigos entre hoy y mañana.