• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

En Cariaco seguirán las protestas si no les llevan comida

Los habitantes del poblado cerraron la vía para exigir la distribución de alimentos porque sus despensas estaban vacías

Los habitantes del poblado cerraron la vía para exigir la distribución de alimentos porque sus despensas estaban vacías

Luis Josmer Fuentes Bermúdez, de 21 años de edad, perdió la vida a consecuencia de la represión a tiros de la GNB contra los manifestantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo que comenzó como una protesta pacífica el viernes por lacomida en Cariaco, municipio Ribero del estado Sucre, parecía haber cesado elmismo día con una promesa de la Guardia Nacional Bolivariana de que llevarían400 bolsas de alimentos básicos.

Los habitantes del poblado cerraron la vía para exigir ladistribución de alimentos porque sus despensas estaban vacías, los niñosdejaron de ir al colegio, pues sus padres no tienen cómo alimentarlos y losprecios de los productos que venden los bachaqueros son inalcanzables para susbolsillos.

Pasaron las horas, y las bolsas prometidas por la GNB nuncallegaron. Los habitantes cansados cerraron la vía Cerezal-Cariaco en protesta.Allí comenzó la tragedia de los residentes del pequeño lugar.

Fue enviado un contingente de la GNB, de la policía regionaly municipal. Los funcionarios dispararon balas de perdigones y de FAL al aire,según Miguel Vásquez, luchador social.

En la noche, un coronel de la GNB, de apellido Casanay, sereunió con los protestantes para buscar soluciones al conflicto, pero cuando seconoció la noticia del fallecimiento de Luis Josmer Fuentes Bermúdez, de 21años de edad, tras haber recibido un disparo en el muslo derecho en laprotesta, la población cerró la vía de Cerezal y hasta la noche ninguno de losfuncionarios del gobierno se acercó a dialogar.

Fuentes Bermúdez fue llevado a la emergencia del hospitalSantos Aníbal Domínici, en Carúpano, junto a otros heridos por perdigones.

Debido a esta muerte, los habitantes dieron un plazo de tresdías para que le llevaran alimentos. De no concretarse, volverán a protestar.

Fuentes dejó a su mujer embarazada. Fue velado ayer en lamañana en la población de La Peña.

El domingo, la vía de Cerezal fue cerrada otra vez; con estamedida, van un total de 28 horas de cierre para exigir una respuesta ante lainminente escasez de alimentos. En la tarde el secretario general de gobierno,Abraham Toro, se acercó al lugar para dialogar con los manifestantes y prometióllevar víveres. Le exigieron ayuda económica para la viuda y  un reconocimiento público de que loshabitantes de la localidad nunca saquearon.

El padre Antonio Molina, párroco de la iglesia de Cerezal,participa en las reuniones para facilitar un diálogo entre las partes. Pidió algobierno regional aclarar a la opinión pública que los residentes de Cerezalnunca usaron la violencia ni saquearon, sino que reaccionaron a una represiónferoz.

Lo que comenzó como una protesta pacífica el viernes por la comida en Cariaco, municipio Ribero del estado Sucre, parecía haber cesado el mismo día con una promesa de la Guardia Nacional Bolivariana de que llevarían 400 bolsas de alimentos básicos. 

Los habitantes del poblado cerraron la vía para exigir la distribución de alimentos porque sus despensas estaban vacías, los niños dejaron de ir al colegio, pues sus padres no tienen cómo alimentarlos y los precios de los productos que venden los bachaqueros son inalcanzables para sus bolsillos. 

Pasaron las horas, y las bolsas prometidas por la GNB nunca llegaron. Los habitantes cansados cerraron la vía Cerezal-Cariaco en protesta. Allí comenzó la tragedia de los residentes del pequeño lugar. 

Fue enviado un contingente de la GNB, de la policía regional y municipal. Los funcionarios dispararon balas de perdigones y de FAL al aire, según Miguel Vásquez, luchador social.

En la noche, un coronel de la GNB, de apellido Casanay, se reunió con los protestantes para buscar soluciones al conflicto, pero cuando se conoció la noticia del fallecimiento de Luis Josmer Fuentes Bermúdez, de 21 años de edad, tras haber recibido un disparo en el muslo derecho en la protesta, la población cerró la vía de Cerezal y hasta la noche ninguno de los funcionarios del gobierno se acercó a dialogar. 

Fuentes Bermúdez fue llevado a la emergencia del hospital Santos Aníbal Domínici, en Carúpano, junto a otros heridos por perdigones. 

Debido a esta muerte, los habitantes dieron un plazo de tres días para que le llevaran alimentos. De no concretarse, volverán a protestar. 

Fuentes dejó a su mujer embarazada. Fue velado ayer en la mañana en la población de La Peña. 

El domingo, la vía de Cerezal fue cerrada otra vez; con esta medida, van un total de 28 horas de cierre para exigir una respuesta ante la inminente escasez de alimentos. En la tarde el secretario general de gobierno, Abraham Toro, se acercó al lugar para dialogar con los manifestantes y prometió llevar víveres. Le exigieron ayuda económica para la viuda y  un reconocimiento público de que los habitantes de la localidad nunca saquearon. 

El padre Antonio Molina, párroco de la iglesia de Cerezal, participa en las reuniones para facilitar un diálogo entre las partes. Pidió al gobierno regional aclarar a la opinión pública que los residentes de Cerezal nunca usaron la violencia ni saquearon, sino que reaccionaron a una represión feroz.