• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Pernoctas en cárceles dieron paso a evasiones de reclusos

Centro Penitenciario de Occidente

Centro Penitenciario de Occidente

El Ministerio para el Servicio Penitenciario no tiene un registro exacto de los presos en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salió por la puerta grande del retén de Tocorón ubicado en el estado Aragua. No había terminado de pagar su condena en el penal. Tampoco recibió una boleta de excarcelación.

Héctor Gabriel Guerrero Flores, conocido como "El Niño Guerrero", líder de ese recinto, pagó una alta suma de dinero para salir el domingo 2 de septiembre. Aunque la evasión es la más reciente que se ha registrado en la historia carcelaria venezolana, no es el único ejemplo de la corrupción en los penales del país.

Las fugas y evasiones de presos en Venezuela son de vieja data. Aunque existen denuncias de estas irregularidades, no hay cifras que respalden los hechos pues desde el 24 de diciembre de 2008, con ocasión del Plan de Humanización Penitenciaria se permitieron las pernoctas en las cárceles y las autoridades empezaron a perder el control en el pase de número o conteo de reclusos que funcionarios de la Guardia Nacional deben realizar diariamente.

Mientras que los militares dejaron de hacer esas prácticas en algunos retenes, los presos fueron ganando más espacios y poder en los reclusorios.

Personal del Ministerio para el Servicio Penitenciario asegura que en Tocorón, la PGV, el Internado Judicial de San Juan de Los Morros, Yare I y II, en Miranda, el Internado Judicial de Los Teques, Sabaneta, La Pica, Tocuyito y Vista Hermosa no se realiza el conteo de número de manera correcta.

"En esos penales el pase de número no está avalado por funcionarios de la GN, que tienen el deber de hacer todos los días, en la mañana y en la tarde, el conteo de presos. Lo que actualmente se hace es que los custodios del MSP hablan con los pranes de algunos pabellones para saber cuántos reclusos hay: ese es el conteo que actualmente se hace en la mayoría de las cárceles. Aunque en 2008 hubo varias evasiones, desde 2010 el problema se agudizó", expresó un funcionario.

Costumbres al descuido

El conteo de presos ya forma parte de las prácticas al descuido.

Fuentes vinculadas con el Ministerio para el Servicio Penitenciario dijeron que en la PGV no se hace pase de número desde julio de 2009, mientras que en La Planta la última vez que cumplieron correctamente con esta función fue en octubre de 2010.

Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones, y Carlos Nieto Palma, coordinador de Una Ventana a la Libertad, han destacado en varias oportunidades que desde hace años se han registrado evasiones en algunos penales.

Sin embargo, explican que debido al descontrol que hay con el conteo resultaría inexacto tener estadísticas de estos delitos. Cada una de las organizaciones maneja cifras al igual que fuentes del MSP.

Aunque los datos son distintos, todos desnudan una realidad: la corrupción de algunos funcionarios públicos que cobran altas sumas de dinero para dejar salir a los presos.

"No hay registros ni informaciones oficiales de las fugas y evasiones. No obstante, extraoficialmente me han informado que cuando van a realizar traslados a tribunales en algunas cárceles, o se va a hacer el pase de número, los custodios se percatan de que faltan 30 o 40 personas. Así se descubrieron las evasiones en La Planta. Lo mismo ocurre en la PGV, Tocorón y Tocuyito", dijo Nieto Palma.

Representantes del despacho que representa la ministra Iris Varela coinciden con las apreciaciones de los voceros de las organizaciones no gubernamentales. "En la sala situacional del Ministerio para el Servicio Penitenciario no están los registros de fugados y evadidos de años anteriores porque en la transición entre el Ministerio de Relacionales Interiores y Justicia a este despacho se perdieron todas las estadísticas", indicó una fuente.

Según la ley

En el Código Penal se establecen las diferencias entre fuga y evasión de personas detenidas. Fuga es cuando un recluso, por lo general, se vale de la violencia para escaparse; evasión es el delito que se realiza con la complicidad de funcionarios públicos.

El artículo 258 señala: "Cualquiera que hallándose legalmente detenido se fugare del establecimiento en que se encuentra, haciendo uso de medios violentos contra las personas o las cosas será castigado con prisión de 45 días a 9 meses", mientras que el 265 establece: "El funcionario público que, encargado de la conducción o custodia de un detenido o sentenciado procure o facilite de alguna manera su evasión, será penado con presidio por tiempo de 2 a 5 años".

En la legislación venezolana están establecidas las penas que deben cumplir los implicados en estos delitos, así como también las personas prófugas de la justicia; sin embargo, la mayoría de los casos ha quedado impune desde hace cuatro años.