• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Bodeguero sufrió infarto al presenciar homicidio

El propietario del comercio, Ramón Montilla, murió por la impresión que le causó el homicidio de Jairo Eliécer Fermín frente a su negocio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un hombre que atendía una bodega en el barrio San Pablito murió debido al infarto que sufrió por haber presenciado el homicidio de un hombre de 22 años de edad frente a su negocio.

El sábado, a las 7:00 pm, Ramón Montilla atendía su negocio en el sector La Acequia del barrio San Pablito, parroquia Antímano. En el exterior, un grupo de personas bebía cervezas y otros licores, entre ellos, Jairo Eliécer Fermín, un pintor de 22 años de edad conocido como “el Chingo”, debido a la dificultad para hablar luego de ser operado de labio leporino.

Familiares de Fermín, que pidieron el anonimato, relataron que el hombre fue atacado por un sujeto conocido como “el Hijo de Saturnino”, que lidera una banda delictiva. El hampón es ampliamente conocido en el barrio. Pero Fermín solamente lo trataba por cortesía, pues sabía de sus andanzas.

El delincuente se acercó al grupo que estaba frente a la bodega, y cuando Fermín le extendió la mano le disparó en tres oportunidades.

La víctima quedó herida y trató de correr para guarecerse, pero el sujeto lo persiguió y lo remató.

Esta escena ocasionó una impresión tal en el bodeguero, que esa misma noche tuvo un paro cardíaco.

Extraoficialmente se indicó que el autor del crimen también está implicado en la muerte del oficial de Policaracas Erinxon Bossio Martínez, en Ruiz Pineda. En ese suceso también fue herido el oficial José Oliveros. Ambos llevaban a cabo el patrullaje por el sector cuando fueron atacados.

15 diarias. Desde el 1° de marzo hasta el sábado en la noche fueron reportadas en Caracas 450 muertes violentas. El promedio de casos diarios fue de 15.

Uno de los últimos homicidios fue el de Ángel Cedeño, instalador del servicio de televisión por cable, de 29 años de edad. Su tío, Héctor Guevara, explicó que la muerte se produjo en una emboscada, en la que Cedeño recibió varios balazos en la nuca y la espalda, el sábado a las 11:00 pm.

El hombre salió el sábado en la noche de la casa de su madre porque, supuestamente, lo llamaron para invitarlo a una fiesta en el barrio Federico Quiroz. Cuando se bajó el taxi que lo trasladó hasta su destino, se percató de que la fiesta nunca se llevó a cabo. “Fue al sitio engañado”, dijo el pariente.

El hombre tenía todas sus pertenencias. Aunque todo indicaba que Cedeño fue víctima de una venganza, Guevara aseguró que él no tenía problemas graves y que nunca estuvo detenido.

En otro caso, ocurrido el sábado a las 9:00 pm, fue ultimado a tiros Richard Júnior Leal, de 22 años de edad, cuando visitaba a familiares en la calle Real de Pinto Salinas. El hombre vivía en Santa Teresa del Tuy, pero se crió en el lugar donde lo mataron.