• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Banda que secuestró y descuartizó Maia se formó en cárcel del Rodeo

Hace una semana el Cicpc halló restos del comerciante enterrados en Gramovén | Foto Archivo El Nacional

Hace una semana el Cicpc halló restos del comerciante enterrados en Gramovén | Foto Archivo El Nacional

Un ex empleado del comerciante fue quien suministró la información al grupo para que cometiera el secuestro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los miembros de la banda responsable del plagio y homicidio del comerciante José Enrique Maia Sardihna, de 39 años de edad, se conocieron en la cárcel del Rodeo donde la mayoría de ellos estuvo preso. En ese recinto planificaron que cuando salieran a la calle se dedicarían a cometer plagios, homicidios y robos, según indican las pesquisas adelantadas por la División Contra Homicidios del Cicpc.

También determinaron que Franco Nidio Quiroz Villalobos, de 26 años de edad, ex empleado de la distribuidora de pan árabe que tenía Maia Sardihna en Catia, conocía los movimientos del comerciante y fue quien suministró la información al grupo para que cometieran el secuestro.

El hombre fue plagiado el 8 de julio cuando llegaba a su negocio. Quiroz Villalobos, junto con Jean Franco Salas –quienes tienen alerta de Interpol–, habrían desertado de la banda, huyeron a Colombia y dejaron al cautivo en manos de Édgar Núñez, alias “Pololo”. Este decidió matarlo cuando dos hombres dejaron de responderle las llamadas que les hacía, al no saber qué hacer con la víctima.

Se conoció que cuando los delincuentes solicitaron pago de rescate a la familia de Maia, les habrían dicho que no contaban con el dinero que pedían. Los plagiarios les sugirieron que vendieran bienes para que lo cancelaran, pero no llegaron a pagar la suma exigida.

Núñez habría ordenado a dos miembros del grupo, entre ellos un adolescente de 17 años de edad, que enterraran a Maia Sardihna en el sector El Hueco, de Gramovén. Sin embargo, la cabeza y las manos de la víctima fueron arrojadas desde un puente hacia la avenida San Martín y las hallaron 4 días después de que fue llevado por sus captores. 

La investigación reveló que Jean Franco Salas estuvo preso en México por estafa con tarjetas de crédito. Otros integrantes de la organización tienen registros policiales por los delitos de homicidio, robo, estafa y extorsión.

A la banda también se le atribuye la decapitación de Jesús David Monserrat Cova, de 36 años de edad, a quien le habrían encargado el cobro de un rescate y se habría quedado con el dinero. Este hombre fue hallado en el asiento trasero de un Yaris azul, entre los bloques 3 y 4 de la UD1 de Caricuao. Horas después la cabeza fue localizada en un basurero de la carretera Petare-Santa Lucía, en la vía a la Universidad Santa María. La víctima tenía registros policiales por homicidio, secuestro y robo.