• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Avioneta siniestrada en Cojedes perteneció a despacho mexicano

La aeronave sufrió daños durante una maniobra | Foto @Notisur24

La aeronave sufrió daños durante una maniobra | Foto @Notisur24

Uno de los ocupantes fallecidos también desempeñó cargo en la Procuraduría de México, aunque fue investigado por drogas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La avioneta siniestrada en Cojedes cuando trasladaba una tonelada de cocaína formó parte en la década pasada de la flota aérea de la Procuraduría General de México. La aeronave Cessna Conquest 441 que se estrelló en una finca con 3 personas a bordo tenía en 2003 las siglas XC-AA12, y pertenecía al despacho responsable de coordinar las averiguaciones penales en ese país.

Uno de los tres fallecidos, Norberto Miranda Pérez, fue jefe de servicios aéreos de esa misma institución, durante el gobierno de Felipe Calderón, a pesar de que en 1997 fue detenido tras el hallazgo de 59 kilos de cocaína en una aeronave de uso oficial, en el aeropuerto Benito Juárez de Ciudad de México. Los otros dos muertos, también de nacionalidad mexicana, fueron identificados como Francisco Javier Engombia y Bernardo Lisey Valdéz. Engombia y Miranda eran respectivamente piloto y copiloto del aparato siniestrado. 

Fuentes de la investigación indicaron que el bimotor fue vendido a una firma colombiana, y posteriormente a una compañía mexicana con sede en Puebla. Su última matrícula fue XB-KGS. Los transportistas de drogas no intentaron ocultarla. La aeronave aterrizó en una pista clandestina a 58 millas al norte de Elorza (Apure), el mismo miércoles a las 8:00 pm. Al parecer, durante esta maniobra sufrió un desperfecto que activó una señal de emergencia. Pero los tripulantes optaron por intentar el vuelo de regreso, luego de cargar el alijo. Tres horas después, los moradores de la finca en Cañaote, en Cojedes, reportaron a la GNB que se había estrellado una avioneta. Se presume que pudieron intentar un aterrizaje de emergencia.    

Alijo sindicado. Las 848 panelas colectadas en el lugar del accidente tenían empaques de distintos colores. Igualmente, tenían etiquetas con diversos logotipos en la parte externa. Había, por ejemplo, dos marcas distintas de vehículos japoneses; otra de una bebida energizante, también el dibujo de un perro con un balón de fútbol y uno que solo decía “viky”. La diversidad de “marcas de destino” indica que se trataba de un “cargamento sindicado”, es decir, varios compradores que se pusieron de acuerdo para hacer el traslado en un solo viaje. Con este método, los traficantes intentan reducir las pérdidas ante posibles decomisos o situaciones imprevistas como la ocurrida en Cojedes. Hasta el fin de semana, la GNB continuó inspeccionando la zona donde cayó la aeronave para ubicar más porciones de droga o nuevos elementos de interés para las pesquisas. En fuentes militares se cree que la cocaína iba dirigida a estados del sur de México como Guerrero o Chiapas, donde se haría un trasbordo para continuar el trayecto hacia Estados Unidos.

Control de naves El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil envió a los terminales aéreos del país un mensaje administrativo en el que notifica cuáles son las aeronaves “recertificadas”, luego de la revisión de sus correspondientes documentaciones a propósito de la operación Cielo Soberano. La finalidad es llevar mayor control del parque aéreo nacional, cuya data se perdió en el incendio de la Torre Este de Parque Central de hace 10 años. Son en total 1.206 aparatos, identificados mediante sus respectivas siglas o matrículas. Este número es similar al parque aéreo que existía en Venezuela para 1975. En 1999, cuando Hugo Chávez llegó al poder, estaban registradas 3.424. En 2011, el total había disminuido a 1.899. Las aeronaves que no estén en la referida lista no podrán operar en el espacio aéreo del país.