• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Asesinado un polibaruta en El Junquito

El cadáver quedó a unos 20 metros de su casa, en el sector Miramar del kilómetro 12. Le hicieron 5 disparos y le robaron el koala

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El oficial jefe de Polibaruta Richard Gallardo, de 39 años de edad, es el policía número 83 asesinado en 2012 en la Gran Caracas. Laboraba en el número de emergencia 171.

Gallardo, padre de 4 hijos y el segundo de 5 hermanos, fue ultimado de cinco tiros ayer entre 5:30 am y 6:00 am, a aproximadamente 20 metros de su casa en el sector Miramar, calle principal de la urbanización Luis Hurtado, kilómetro 12 de El Junquito.

Minutos antes había salido de su casa en busca de una camioneta de pasajeros para ir a sus labores. Algunas personas dicen que oyeron el ruido de una moto. A la víctima le robaron un koala con sus documentos y celular. No portaba arma de reglamento porque una disposición oficial indica que los funcionarios policiales que no estén de servicio no deben estar armados. Solía vestir su uniforme una vez que llegaba a su comando. Tenía 17 años al servicio de Polibaruta. Antes laboró en la Brigada Motorizada.

Manuel Tangir, secretario de Seguridad Ciudadana de Baruta, y José Gregorio Catañeda, director de Polibaruta, llegaron al sitio del suceso, además de una comisión de la División contra Homicidios del Cicpc. La policía científica hizo una encuesta en busca de testigos. En el lugar colectaron conchas de balas y proyectiles, algunos de los cuales estaban incrustados en la pared frontal de la casa de la víctima.

Tangir dijo que les llamaba la atención que los disparos fueron efectuados desde la acera del frente del lugar donde cayó la víctima. El Cicpc maneja diversas hipótesis.

Blanca González, madre de Gallardo, refirió que al oír los tiros salieron y al percatarse de que su hijo estaba herido pidieron ayuda y nadie se las prestó. Por eso no lo llevaron a un hospital. Agregó que notificaron lo ocurrido a la Guardia Nacional que está en el kilómetro 12 de la vía y estos funcionarios llegaron una hora después.

González pidió justicia y cree que si su hijo hubiese estado armado, habría enfrentado a los homicidas.
Vecinos explicaron que desde hace dos semanas los delincuentes asaltan las camionetas de pasajeros y golpean al chofer si no tiene dinero.